El 90% de los créditos tiene una vida de sólo 90 días

Tanto individuos como empresas sufren la incertidumbre de la crisis internacional, que los lleva a reducir la demanda de préstamos. "La expectativa de que este será un año recesivo lleva a las personas a evitar endeudarse a plazos largos. Muestra de ello es el acortamiento de los mismos, aumentando la participación de los créditos a 90 días en enero de 2009 en relación al mismo mes del año anterior, y reduciéndose la de los créditos a más de un año", señala un informe de IERAL de Fundación Mediterránea,.
En esta línea, el 89% de los tomadores de préstamos se endeuda sólo a 90 días, mientras que sólo un 3% toma dinero prestado del sistema a un año y 7% a más de 12 meses, en base a datos oficiales del Banco Central.

Pero además de la incertidumbre, otro de los factores del acortamiento radica en los altos costos, de acuerdo al trabajo de la consultora. "A su vez las tasas de interés vigentes desalientan la toma de fondos. Se observa que las tasas al sector privado no financiero muestran valores superiores al 20%, faltando aún por incorporar todos los componentes que hacen al costo financiero total.

Con plazos y tasas que no coinciden con la demanda empresarial y los requerimientos de las inversiones, lo que surge es una impasse en la canalización de fondos hacia actividades productivas", manifestaron los analistas de IERAL. Además, según la consultora, una complicación adicional tiene que ver con el menor margen para el autofinanciamiento, debido a la caída de los ratios de rentabilidad.

Pero para la consultora, el acortamiento de plazos no es exclusivo de los créditos. En los depósitos también se ver reflejado. "La desconfianza de los ahorristas también se refleja en el volumen de los depósitos bancarios, el cual si bien manifestó una recuperación luego de la salida de fondos con la estatización de las AFJP, siguió creciendo a tasas decrecientes. Este fenómeno también se refleja por el lado de los plazos: los depósitos a 180 días, que en marzo de 2008 representaban el 14% del total, en 2009 significaban sólo el 9% del total. Estos fondos, los que no se han traspasado a dólares y no se han ido del sistema, se han trasladado hacia depósitos en cuenta corriente y a 60 días", explicaron los expertos.

Pero además el fenómeno de la dolarización dentro del sistema es otro de los termómetros de la incertidumbre reinante entre los ahorristas. "Uno de los destinos de estos ahorros en moneda fuerte está siendo el sistema bancario, cuyos depósitos en dólares han manifestado un incremento en los tres primeros meses de 2009 con respecto a los mismos meses del año previo", reza el informe.

Comentá la nota