Créditos no reaccionan: en abril están cayendo 1%

Créditos no reaccionan: en abril están cayendo 1%
• Los anuncios efectuados por la ANSES no se están traduciendo en desembolsos a público y empresas
Un buen maquillaje tendrá que usar el secretario Guillermo Moreno para mostrar que la economía no está en recesión, porque los datos del mercado crediticio siguen presentando señales de estancamiento. Y esto es clave en el desarrollo del nivel de actividad, dado que aproximadamente el 85% de las transacciones domésticas se financian vía el préstamo bancario. De acuerdo con los últimos datos oficiales, en lo que va del mes los préstamos en pesos al sector privado están cayendo casi un 1%.

El último dato del Banco Central al 8 de abril arroja un stock de préstamos privados de $ 109.069 millones, mientras que los nominados en dólares han bajado a u$s 5.962 millones.

Entre que el público no parece predispuesto a tomar nuevos créditos y los bancos siguen privilegiando la liquidez antes que prestar, no hay plan canje que pueda lanzar el Gobierno de Cristina de Kirchner que logre reactivar el circuito.

Por el momento, se observan fuertes bajas en las líneas de financiamiento familiar, como las vinculadas con las tarjetas de crédito, que acusan un ritmo de caída de 3,7% mensual, seguidas por los adelantos en cuenta corriente, más asociados con el giro comercial, con una tasa de disminución del 1,8% mensual. Los préstamos vía descuento de documentos e hipotecarios se mantienen estables, o sea, crecimiento nulo.

El resto de las líneas crediticias, como prendarios y personales, caen a una velocidad del 0,5% y el 0,4%, respectivamente, en el mes.

Con este cóctel difícilmente se revierta la tendencia recesiva que muestran los principales sectores manufactureros y de consumo doméstico. Tampoco reacciona el financiamiento externo, dado que las líneas del exterior caen 2,1% mensual, principalmente las comerciales, que lo hacen un 6,1%, mientras las financieras sólo se retrotraen un 0,3%.

Atrás quedaron los años en los que el boom crediticio apuntaló el crecimiento interno. En lo que va de 2009, los préstamos en pesos al sector privado registran un crecimiento nulo. Peor si se toma en cuenta la inflación: según el BCRA, el stock de los préstamos privados cae el 1,7% -en términos reales- en el año. El desempeño de esta variable monetaria, clave para el crecimiento, resulta determinante para avizorar alguna señal de recuperación y en ese sentido se observa que la variación interanual se redujo abruptamente a sólo un 14,1%, muy lejos de las añoradas tasas del 40% interanuales de años atrás.

A todo esto, las tasas activas que cobran los bancos se han vuelto altamente positivas en términos reales, ya que en varias líneas, como en tarjetas de crédito o descubierto, duplican ampliamente a la inflación esperada para este año. De modo que con la restricción presupuestaria de las familias, las complicaciones que enfrentan las empresas ante la caída de la demanda interna y externa, y el alto costo financiero, el Gobierno deberá agudizar la imaginación para impulsar el crédito privado. Ni los anuncios de la ANSES ni de la Presidente se han plasmado, por ahora, en una recuperación del crédito ni de la demanda local. Hace falta más que meras intenciones, ya que las expectativas frente a las señales oficiales proyectan un freno en las decisiones de consumo e inversión por los próximos meses.

Comentá la nota