Los créditos del BID, en largada

La Corporación Vitivinícola Argentina hizo la primer convocatoria formal a los pequeños productores, bodegueros, mosteros y elaboradores de pasas y uva en fresco interesados en participar en el programa Integración de Pequeños Productores a la Cadena Vitivinícola, que ingresa de esta manera en la etapa de conformación de los grupos de asociación y en la preparación de sus programas de transformación -los PIN- de sus respectivas viñas, bodegas y establecimientos.
El plazo para presentar las carpetas con los Programas de Integración de Negocios (PIN) vence el 11 de diciembre. Los lugares donde productores e industriales interesados en esta propuesta de asociación pueden acudir para informarse son los Centros de Desarrollo Vitícola de cada provincia y las entidades que conforman la Corporación. La COVIAR ha diseñado también una serie de reuniones informativas en las distintas zonas de producción. El programa -que cuenta con la financiación del BID, Banco Interamericano de Desarrollo, el aval del flamante Ministerio de Agricultura, y el apoyo de los gobiernos de las provincias productoras- propone integrar al negocio vitivinícola a los viñateros chicos, con contratos de 10 años y compromisos mutuos de fidelidad con el bodeguero, el elaborador de mostos, productor de pasas o exportador de uva en fresco. Básicamente, se otorgarán aportes no reembolsables (U$D 3.000 por hectárea, hasta 20.000 por productor) destinados a reconversión de viñedos, riego y drenaje, protección climática, modernización tecnológica en toda la cadena, desarrollo de marcas, certificaciones de calidad, etc. El programa ha sido diseñado para productores de hasta 20 hectáreas, que al menos el 50 % de sus ingresos totales anuales provengan de la actividad vitícola.

Comentá la nota