El crédito a pymes nuevas casi no existe

Lo obtienen, a lo sumo, tres de cada diez que lo piden, lo que obliga a utilizar ahorros; los bancos lo reconocen
José Vallejos, de 34 años y natural de Formosa, siempre tuvo claro que su futuro era tener una empresa. Hace cinco años, junto con varios de sus hermanos, decidió hacer su sueño realidad. Con una inversión inicial de 20.000 pesos y la ayuda de familiares, puso en marcha la primera de las dos farmacias que ahora gestiona.

"El desembolso original salió de mis ahorros", dijo, y agregó que "otra de las opciones que barajamos fue pedir apoyo a mis padres. A veces hasta los proveedores están dispuestos a poner plata". Conseguir el capital a través de un crédito fue imposible para José. Los inexistentes balances de situación de la empresa, entonces un proyecto, y las diversas garantías de socios y la sociedad que el banco requería hicieron que los Vallejos decidieran autofinanciarse.

Según la Federación Argentina de Jóvenes Empresarios (Fedaje), durante el último semestre de 2009, sólo 3 de cada 10 jóvenes lograron financiamiento para su negocio. El estudio demuestra que el 24% de los emprendedores comenzó con créditos no bancarizados y sólo un 2% accedió a líneas de subvenciones personales, pero no a la producción. "Este porcentaje denota la imposibilidad que tienen los jóvenes en el país para financiamiento de corto, mediano y largo plazo al iniciarse en el mundo empresarial", dijo el presidente de la Fedaje, Mauro González, y agregó que "esto marca un motivo real que supone una pérdida de confianza hacia los jóvenes empresarios desde el punto de vista financiero, por lo que las entidades bancarias dudan de viabilizar los proyectos presentados".

Con una base de datos de 6000 emprendedores, la Asociación de Jóvenes Empresarios de Argentina cree que el escenario es aún peor. "Yo diría que 1,5 de cada 10 son los que pueden acceder a un crédito", dijo el presidente de la entidad, Federico Cuomo. "El año pasado, por la crisis, la cantidad emprendedores que consiguieron un crédito descendió un 70 por ciento respecto de 2008".

Según el Observatorio Pyme, el año pasado un tercio de las pymes industriales no concretó sus planes de inversión por falta de financiamiento. Y no se produjeron cambios en las tasas de solicitud de crédito, aunque sí subió ligeramente la tasa de rechazo. "Lo bancos y el Gobierno deberían apoyar más a los jóvenes empresarios: son el futuro del país", afirmó Cuomo.

Diego Bazzurro, de 34 años, residente en la zona norte de la Capital Federal, creó en 2002 su empresa junto con tres socios. Fabrica equipos para cirugía estética. "Vimos un nicho tras la devaluación. Había muchas posibilidades de obtener rentabilidad. La única manera de empezar es con ahorros propios", dijo. Su inversión inicial de 30.000 pesos. Factura 10 millones por año. "Ahora los bancos sí me darían créditos; antes mi empresa no estaba consolidada."

El gerente de Pymes del Banco Ciudad, Roberto Azagra, dice: "No depende de nosotros, pero es cierta la falta de financiación. Ahora hay un movimiento para fomentarlo: tenemos la banca de individuos". Las normas del Ciudad, al igual que las de otros bancos, especifican que para conceder un crédito a una empresa se necesita un historial completo, algo que las pymes nuevas no tienen. Además, los balances de situación de los dos últimos ejercicios, el flujo de fondos crédito y no ser morosos.

Comentá la nota