Crédito escaso y caro: tarjetas cobran hasta 85,2% de interés

Crédito escaso y caro: tarjetas cobran hasta 85,2% de interés
• SEGÚN UN INFORME DEL BCRA, LOS GASTOS DE RENOVACIÓN LLEGAN A $ 360
Las tarjetas de crédito cobran hasta un 85,2% de interés sobre los saldos impagos de los clientes. Únicamente por gastos administrativos llegan a cobrar $ 48 mensuales y $ 360 por renovarlas anualmente. Éstos son sólo algunos de los costos que deben afrontar los usuarios bancarios para financiar sus gastos, aunque aun si usan los plásticos nada más que para compras normales, el desembolso por mantener una tarjeta no baja de $ 40 por mes.

Los datos surgen del último informe del Banco Central sobre el mercado de tarjetas de crédito, realizado en marzo pasado sobre la información que las entidades financieras proporcionan al Portal del Cliente Bancario de esa entidad.

Las tasas más altas cobradas en tarjetas de uso nacional son actualmente las de Kadicard, de la Caja de Crédito Cooperativa La Capital del Plata con el 85,2%. Las más bajas son las de NOA Express, de NOA Card que no superan el 2%.

Entre los dos extremos, según el BCRA, hay casos muy dispares: la MasterCard de Compañía Financiera Argentina (59,9%), la tarjeta Carrefour del Banco de Servicios Financieros (48%), la Minicred de Minicréditos (34,4%) y la Agronación del Banco de la Nación Argentina (14%).

El informe muestra que el titular de una tarjeta para consumo en el país debe pagar un seguro de vida promedio del 0,4%, con un máximo del 9,9%. En cuanto a los gastos administrativos, promediaron $ 8,4 y llegaron en los máximos cobrados a $ 48. Los gastos de renovación anual en promedio fueron $ 53,2, pero alcanzaron $ 360 en algunos casos.

Hay que tener en cuenta que dependiendo de algunas características de los clientes, las entidades suelen bonificar gastos, como el de renovación.

Comparación

Si se comparan los valores de las tarjetas para consumo en el país con los correspondientes a tarjetas para consumo en el exterior de cada entidad, surge que con muy pocas excepciones, no se observaron diferencias significativas en las tasas compensatorias cobradas ni en los seguros de vida ni en los gastos administrativos. Sin embargo, difieren considerablemente el costo de renovación y el ingreso mínimo requerido para ser cliente.

Para las tarjetas llamadas internacionales (que pueden usarse localmente y en el exterior), el costo de renovación promedio es más del doble que el de las que sólo pueden usarse en el país.

Los ingresos mínimos requeridos fueron en promedio $ 651 para tarjetas de uso doméstico exclusivamente, y $ 1.002 para aquellas que también permiten efectuar gastos en el exterior.

La titular de la Defensoría del Cliente Bancario de la Ciudad de Buenos Aires, Graciela Muñiz, explicó a este diario que la mayoría de las quejas que recibe en esa dependencia no tiene que ver con los gastos y tasas cobrados por las tarjetas, sino con que las entidades no informan con claridad cuáles son los montos y si sufren modificaciones mes a mes. «Muchas veces hay comisiones o seguros que pagan los usuarios que no fueron informados, o esos cargos aumentan sin ser comunicados», aseguró.

Por eso, el Banco Central en su portal de internet del cliente bancario aconseja a los usuarios los puntos más importantes para tener en cuenta para decidirse por una tarjeta de crédito: la tasa de interés que cobran las emisoras, los cargos asociados a su utilización y si la tarjeta por emitir será nacional o internacional. También debe saberse que se cobra seguro de vida sobre los saldos financiados, los gastos administrativos (envío de resumen), los gastos de renovación anual del plástico y comisiones por el retiro de dinero en efectivo.

Comentá la nota