Creció la brecha entre salarios y el valor de inmuebles locales

La posibilidad de acceder a la casa propia se aleja para quienes dependen de un sueldo. El plan oficial de acceso a la vivienda no termina de arrancar.
La compra de un departamento en la capital de Santiago del Estero demanda en la actualidad un equivalente a 86 sueldos de un asalariado del sector privado local, cuando hace un año se necesitaba un salario menos (85), según surge de diferentes informaciones del mercado inmobiliario local y de las mediciones salariales del Indec.

De acuerdo con la consulta realizada en diferentes inmobiliarias locales, en la actualidad el valor del m2 de un departamento de un dormitorio ubicado en el perímetro de las 4 avenidas principales de la ciudad, esto es Rivadavia, Aguirre, Solís y Olaechea, tienen un valor promedio de U$S800.

Ese monto, es un promedio que varía de acuerdo con el tipo, antigüedad y calidad del edificio además de los servicios que incluye, como así también por su proximidad a la zona céntrica. Así, hay valores que alcanzan hasta los U$S1100 el m2, con un piso que arranca en los U$S700 el m2.

"Los precios, en dólares no han variado en los últimos 12 meses", señaló el operador de una inmobiliaria ubicada en la zona céntrica.

Un departamento de un dormitorio y 45 m2 que en setiembre de 2008 valía U$S 800 el m2, hoy vale lo mismo. Pero, la diferencia está en que el dólar avanzó casi un 24% en ese lapso. Ese avance, implica que el departamento que costaba unos $112.000 se fue a más de $130.000.

"Los precios se mantienen en ese orden, lo que pasa es que el costo de la construcción, los materiales subieron, no se puede bajar el precio cuando el precio del material sube. No se ha movido desde julio de 2008 el precio en dólares hasta ahora. Los sueldos han estado aumentando, el sueldo del año pasado de un empleado no es el mismo que el de ahora", indicó otro operador.

Sin créditos hipotecarios accesibles, ni otras herramientas financieras al alcance de la gente, desde una inmobiliaria confirman el cuadro de situación: "hasta antes de mediados del año pasado, se podía cerrar una operación o dos por mes, pero ahora hay que trabajar mucho para cerrar una venta cada 2 ó 3 meses", indicaron.

Hay diversos valores de inmuebles en altura, pero muchos operadores coinciden hoy en U$S 800 el m2 , con picos de U$S 1100 el m2 para unidades nuevas y U$S 700 como piso para las usadas."

"En Santiago el problema son los ingresos, un empleado que quiera acceder a un crédito hipotecario aún los de la línea oficial, necesita tener ahorrado por lo menos el 30 ó 40% del valor del inmueble que va a comprar, porque si no los montos de ingresos requeridos no le alcanzan", indicó otro operador.

Del otro lado del mostrador, la situación está también muy complicada. Los niveles de ingresos de los casi 42.000 empleados del sector privado no fueron suficientes para alcanzar los niveles exigidos por los planes oficiales del Gobierno. Menos aún por la oferta crediticia del sector privado. Y, si a ello se le suma el avance inflacionario, casi quedan igualados.

Un asalariado santiagueño en septiembre de 2008 ganaba un promedio de $1.322 de bolsillo. Hoy, ese promedio subió un poco, casi un 20% hasta los $1.633. Son datos del Indec, correspondientes al primer trimestre de este año y a la Medición del Trabajo Asalariado que realiza trimestralmente.

A esta fecha del año pasado, para comprar ese departamento de 45 m2, se necesitaban 85 salarios. Con ello se llegaba a los $112.000 que implicaba un dólar a $3,11 por ese apartamento. El valor del m2 era de $2.488. En cambio ahora, el mismo departamento tiene un valor de $3.088 el m2 por la suba del dólar. En definitiva, su valor fue a casi $139.000.

Pero para el asalariado su situación es casi la misma pese a los aumentos salariales. Por un lado y según el gremio que se trate, su sueldo creció en casi un 20%, pero el dólar creció un 24% y la inflación real se ubica entre 13 y 15%.

Hay que destacar que la medición de la relación entre salario y el valor del inmueble se tomó como si todo el salario se destinara a pagar el inmueble, cosa que en la realidad no es así por los diferentes consumos que se deben satisfacer. No obstante, la cantidad de salarios necesarios vale como indicador de cuán lejos está hoy la posibilidad de un asalariado de acceder a una vivienda propia de este tipo. 

Comentá la nota