Creció la apertura de tiendas en la ciudad

Lo revelan las habilitaciones otorgadas en 2009; un año antes lideraba el ranking la venta de alimentos; oportunidades de negocios.
La venta de ropa, lencería y textiles fue el rubro comercial que más se habilitó en la Capital durante 2009, con 1941 locales de los 10.213 que tramitaron su permiso para funcionar. Esta actividad desplazó al segundo lugar la apertura de negocios de expendio de productos alimenticios, con 1469 habilitaciones, la que en los últimos años había liderado el ranking de autorizaciones.

Balvanera es el barrio donde se abrieron más locales textiles, con 275 comercios, seguido por Palermo (228), Floresta (191), Flores (163) y Recoleta (144). Ultimos en la apertura de este rubro quedaron Puerto Madero, con dos habilitaciones, y Versalles, con un solo local.

La digitalización de este tipo de trámites y el relevamiento que el gobierno porteño hizo de la actividad comercial en toda la ciudad (ver aparte) permite hoy tener una precisión: hay en la Capital 125.561 locales a la calle, de los cuales el 52 por ciento son comercios, el 23% brindan servicios (como locutorios, peluquerías, videoclubes y prepagas, entre otros) y el 9% corresponde al sector gastronómico.

Vicente Lourenzo, secretario de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), dijo a LA NACION que en el último tiempo se ha dado una particularidad para el crecimiento del rubro textil: sectores que nacieron como polos gastronómicos, como Palermo Soho, Hollywood y Las Cañitas fueron mezclando esa actividad con la venta de ropa.

"Como consecuencia de la crisis económica de 2008 y 2009 -en la que, por ejemplo, unos 927 locales gastronómicos cerraron en toda la ciudad-, estos sitios fueron aprovechados por pequeñas empresas textiles o emprendedores para colocar allí locales de ropa y calzado fino, con la intención de captar la gran afluencia de público ABC1 que suele concurrir a esas zonas", aseguró Lorenzo.

Al discriminar por rubro, se advierte, no obstante, que la gastronomía ocupa el tercer lugar con la habilitación de 1107 locales en 2009, entre los que se encuentran los restaurantes, casa de comidas, cafés, bares, rotiserías, pizzerías y parrillas.

De todos los sitios habilitados en ese lapso, 896 solicitaron desarrollar el rubro quiosco o maxiquiosco como actividad principal, o como accesoria a otros rubros como almacenes o restaurantes. Esta es una actividad que en los últimos diez años ha encabezados los pequeños emprendimientos en la ciudad porque, en general, se requiere de inversiones no tan cuantiosas para iniciar el negocio.

Gustavo Svarzman, subsecretario de Desarrollo Económico de la ciudad, comentó a LA NACION que durante la última década, el patrón de funcionamiento del sector del comercio minorista ha sufrido importantes transformaciones. "Las causas responden básicamente a tres factores: por un lado, los cambios en los hábitos o la cultura de consumo de buena parte de la población, como el delivery , el fast food , los productos de corta vida y bajo costo. En segundo lugar, el creciente peso de las grandes superficies (desde hipemercados y shoppings o cadenas de electrodomésticos, librerías o farmacias, hasta los autoservicios), en detrimento del pequeño comercio tradicional, de barrio. Y, por último, el cambio en los precios relativos de algunos bienes, que ha favorecido el desarrollo de canales de venta basados en el volumen y el precio".

Según Svarzman, este el caso de la indumentaria, los accesorios o algunos segmentos del calzado. "Sigue predominando el comercio barrial y de proximidad", indicó.

Sólo una nueva bicicletería

En el último año también se habilitaron 675 verdulerías, 344 heladerías, 309 locutorios y 210 fotocopiadoras.

Además, se concedió permiso para funcionar a 132 confiterías, 35 gimnasios y 42 agencias de remises, mientras que se abrió sólo un vivero y un local para reparación de bicicletas.

En el rubro estacionamiento, el gobierno porteño consigna que firmó el permiso para trabajar a cien garajes comerciales y a 14 playas, algo que, según el sector, fue disminuyendo con el correr de los años. En muchos casos, por la posibilidad de vender esos grandes espacios a constructoras para que erijan allí edificios, un negocio que muchos de los propietarios de playas se vieron tentados a aceptar.

En la Cámara de Garajes y Estacionamientos de la República Argentina (AGES) indicaron que, en este rubro en particular, las habilitaciones no marcan la existencia de nuevos garajes, tal como ocurre con el textil, gastronómico y de servicios. "Cuando un garaje cambia de dueño es más fácil solicitar una nueva habilitación que hacer la correspondiente transferencia", dijo a LA NACION Eduardo Sánchez, presidente de AGES.

Claves

* Ropa, lencería y textiles: fue el rubro que obtuvo más cantidad de habilitaciones en la ciudad el año pasado. Según la Agencia Gubernamental de Control, abrieron sus puertas 1941 locales.

* Barrios: Balvanera es la zona en donde más comercios de venta de indumentaria se abrieron. Le siguen Palermo, Floresta, Flores y Recoleta.

* Productos alimenticios: hasta el año pasado, ése era el sector que lideraba el pedido de permisos de apertura de locales. Ahora quedó en segundo lugar, con 1496 habilitaciones.

* Locales a la calle: según los datos del gobierno porteño, en la Capital hay 125.561 locales. El 52 por ciento son comercios; el 23% brinda servicios y el 9% pertenece al sector gastronómico, entre otros.

* Otros comercios: durante el año pasado, se habilitaron 675 verdulerías, 344 heladerías, 309 locutorios y 210 fotocopiadoras. También se firmaron permisos para habilitar 100 garajes y 14 playas de estacionamiento.

* Online: la habilitación de los comercios puede hacerse en la ciudad a través de la página web www.agcontrol.gob.ar. Según fuentes oficiales, este nuevo sistema permitió ya el funcionamiento de 10.000 locales el mismo día que presentaron su documentación. Es el caso de las habilitaciones simples, que no requieren una inspección oficial para que el comercio pueda abrir.

Comentá la nota