El crecimiento de la oferta de departamentos en alquiler no preocupa a las inmobiliarias

Consultados señalaron que se debe a la terminación de nuevos edificios, pero que la demanda existente los irá absorbiendo. Los precios se sostienen, aunque hay más variedad, dependiendo de los servicios y la ubicación
Mirando los avisos de las inmobiliarias se observa un fenómeno que anteriormente no aparecía, y es la gran cantidad de departamentos en alquiler.

Varias lecturas se podrían hacer de esa información: la gente ya no puede alquilar más por los precios; la construcción en la ciudad llegó a un techo y sobran departamentos; hay más propietarios que antes, que desocupan inmuebles.

Pero la mejor lectura seguramente la pueden hacer quienes están en el negocio y diariamente le toman el "pulso" al mercado. Por ese motivo PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con representantes de distintas inmobiliarias de esta ciudad quienes analizaron el momento que vive el sector.

Casi todos coincidieron en que la oferta se amplió por la cantidad de edificios que ya están terminados, aunque eso no implica que no haya demanda; sucede que no se alquila, por ejemplo, un complejo de 30 departamentos de un día para el otro. Además, al ampliarse la cantidad de departamentos disponibles los interesados tienen más opciones para elegir, por lo que pueden demorar un poco el momento de firmar el contrato.

Para uno de los entrevistados también influyó la entrega de las 400 viviendas, situación que supone que un gran número de propiedades hayan vuelto al mercado para ser ofrecidas en alquiler.

Para Gustavo Chiri, "se van concluyendo edificios, algunos con 20 ó 30 departamentos; un gran porcentaje de ellos pertenece a inversores del campo que compraron para la renta y se incorporan inmediatamente al mercado para alquilar. Si un mes se terminan tres edificios, de golpe se suman 45 departamentos. Por más que haya demanda, no hay gestión material para llevar a cabo esos contratos de alquiler, aunque participen tres o cuatro inmobiliarias".

El corredor agregó que "particularmente me está pasando eso; han concluido dos edificios en los que yo participé en la venta y hoy tengo en mi oficina una cantidad importante de departamentos para alquilar. Estamos permanentemente alquilando, dos o tres por semana, pero no puedo hacer 15 por semana. Si tengo 20 me va a llevar una gestión de 90 ó 120 días ocuparlos a todos; y no es lo único que tengo, porque por ahí tengo otros que se desocuparon. O sea, hay productos nuevos y se va reciclando lo que ya existía".

Para redondear afirmó que "hay oferta, pero no veo que no haya quién la absorba. Y todo tiene un ciclo; por ahí entran en una época del año en la que cuesta más; no es lo mismo que ingresen 10 departamentos para alquilar en diciembre o enero -meses cuando se incorpora mucha gente a la ciudad por la universidad- que en julio, cuando hay menos mudanzas".

Martín Petinarolli indicó que "ahora está costando un poco más alquilar; no es tan sencillo como antes, cuando había más demanda y poca cantidad de departamentos. Como la oferta se agrandó hay más competencia con los precios. Si bien los valores muestran pequeñas diferencias, cuesta un poco más alquilar".

El profesional sostuvo que la diferencia en los precios está motivada en la ubicación, los servicios y la calidad que presenta la edificación.

"Hay gente que no le interesa irse un poquito más hacia afuera para pagar un poco menos, ya que cuando llegamos a los 4 bulevares cambian un poco los valores. También está la categoría de los departamentos en oferta, situaciones que uno que conoce las tiene en cuenta, no tanto el inquilino".

Ariel Vietto añadió otro elemento para el análisis, que sus colegas no consideraron determinante desde el punto de vista de la oferta.

"Para una ciudad como Villa María, que no es Córdoba, que en un mes se desocupen 400 casas no es poco. Supongamos que no todos esos nuevos propietarios hayan estado alquilando, pero sí hay que contar con que por lo menos 300 eran inquilinos. Hay que recordar que todos reclamaban la rápida entrega para dejar de pagar alquiler. No sé de qué tipo de inmuebles se trataba, si eran casas o departamentos, ubicados cerca o lejos; pero en una ciudad como Villa María que en dos meses de desocupen todos esos lugares es para tener en cuenta. Si a eso le sumamos que la oferta se puede ir agrandando, porque se siguen terminando complejos y edificios que venían en ejecución, nos da un poco el panorama".

Sostuvo que "la demanda puede haber caído un poco por la situación; por ahí el que quería cambiarse no lo hace, o quien estaba dispuesto a vivir solo decide esperar un poco, pero para mí el factor fundamental está dado por la cuestión que marcaba recién y la mayor oferta".

Precios

Muchas veces la ampliación en la oferta repercute sobre los precios, presionando hacia la baja.

En este mercado, que siempre ha sido muy particular, parece que no es así. Por lo menos, los consultados señalaron que los precios se sostienen. De todas formas, al haber más cantidad de departamentos, las opciones de precios también se amplían.

"Pueden haber bajado un poco las casas más importantes, pero los departamentos siguen más o menos igual. Nosotros siempre tratamos de asesorar en torno a los valores de mercado, no tenemos departamentos inflados que por el precio no se puedan alquilar. Como decía, no es que no se alquile por precio, sino porque los tiempos no dan por la cantidad de productos que tenemos", dijo Chiri.

Vietto manifestó que "el propietario nunca quiere bajar, pero en algunos casos cuando depende de mi asesoramiento, he bajado precios de alquileres o no los he subido. Cuando hablamos de un departamento de 650 pesos, si de mí depende, sigue igual. Hay gente que pide 750 ú 800 pesos, pero no sé si están alquilando porque hay lindos departamentos en los barrios en 600 ó 650 pesos. Hoy, buscando un poco, se pueden encontrar buenos precios".

Sobre el tipo de departamento que la gente elige, Petinarolli destacó que "el estudiante se inclina más por complejos porque hay menores costos en las expensas. En un edificio de propiedad horizontal las expensas tienen altos valores, por el mantenimiento del edificio y el personal, ya que deben pagar un sereno y un portero. Y el alquiler tampoco es el mismo, dependiendo de la calidad y confort. En los complejos, las expensas no tienen mucho costo, por lo que no influyen tanto en el valor final que tiene que pagar el inquilino".

Según Vietto, "si hubiera casas baratas seguramente se alquilarían. Lo que pasa es que las casas están en un piso de 1.000 ó 1.100 pesos y la gente no puede acceder a ellas. Si bajaran un poquito, probablemente se irían más a la casa que al departamento".

Pagos

Otra cuestión importante tiene que ver con la cadena de pagos, que no se ha resentido.

"A pesar de la crisis no noto problemas en los pagos del alquiler. Puede ser que algunos que antes pagaban el 8 ahora lo hagan el 15, pero no hay clientes con seis meses de atraso. Pueden llamar para que uno los espere unos días, pero nada más", indicó Chiri.

Para el corredor, la mirada sobre la evolución del mercado sigue siendo positiva: "Hay una oferta importante y una demanda regular a buena para esta época del año. Y va a seguir. El mercado villamariense ha cambiado, la oferta es otra. Esto no debe sorprender a nadie, porque tenemos una ciudad donde se construían 300 departamentos cada diez años y hoy se ejecutan 300 por año. Esta no es una ciudad que se achica, sino que crece. Y tenemos en nuestra carpeta de clientes un alto porcentaje de gente de la zona, tanto propietarios rentistas como inquilinos. La ciudad está siendo un embudo que está absorbiendo 80 kilómetros a la redonda".

Comentá la nota