Es un crecimiento que no se detiene.

Es un crecimiento que no se detiene.
JUEGO DE LAS ESTRELLAS: El evento ratificó ser de lo mejor del país: shows, buen básquet, emoción, nostalgia y sólida organización.
Cada año crece un poco más y muestra algo nuevo... En 21 ediciones, el Juego de las Estrellas se ha convertido en un ícono, un evento deportivo top. En dos días combina show (el martes tocó Kapanga, por caso) y el mejor básquet, en un escenario de lujo como el Poli marplatense. El espectáculo divierte a la gente y se luce por TV, con sonidos y luces de última generación. "Invertimos mucho en eso, fue una gran apuesta", contó Michael Stura, presidente de la Asociación de Jugadores, la organizadora del All Star criollo. "Estoy muy contento... Las empresas acompañaron, la gente también y, organizativamente, salió todo muy bien", fue el balance que hizo el directivo el día después en charla con Olé. Casi 12.000 personas en dos días le dieron un marco espectacular a una fiesta que fue apoyada por 20 sponsors. "Cortamos clavos al principio, por la recesión económica que se vive. Pero, de a poco, fuimos consiguiendo", dijo.

El toque de distinción, esta vez, se lo dio la presencia de glorias brasileñas (Maury, Cadum, Pipoka, Israel, por caso), que jugaron un duelo con mucha nostalgia con las argentinas (Milanesio, Campana, entre otros). "Respondieron muy bien, con onda. El Negro Romano (dirigió en Brasil) fue el nexo, nos dio una gran mano, llamando uno por uno, invitándolos... Por poco se nos escapó Oscar, que no podía por cuestión de fechas. Quedaron encantados y se engancharon. Allá no tienen nada así y les gustaría hacerlo en Río. No sé si el Juego, pero tal vez algún evento. Veremos...", contó Stura

También destacó la predisposición de los argentinos, en especial de Campana ("Es vicegobernador de Córdoba pero vino, jugó y hasta se entrenó", describió), Milanesio ("Tiene mil compromisos", dijo) y el Gallo Pérez. Esteban, que hace tres meses perdió a su hijo de siete años, no quería ir por los recuerdos... "Pero se tomó un avión a las 19.30 desde Rosario. Llegó a Mardel a las 22.20 y se tomó un remis. Llegó, se cambió y jugó... Todos lo contuvieron ante tanta emoción", explicó Stura.

Emoción. Eso también tuvo nuestro All Star.

Comentá la nota