La creciente del Paraná sería la peor en el último medio siglo

La creciente actual de río Paraná, que afecta a varias localidades entrerrianas, sería la peor de los últimos 50 años, según estiman autoridades correntinas. Las constantes lluvias en el norte del país agravan el cuadro.
La tendencia se profundizaría por la gran influencia que ya está teniendo en el clima de la región la denominada corriente de El Niño.

Las perspectivas a largo plazo que incluyen fines de noviembre, diciembre y enero de 2010, de acuerdo con el XXXI Foro Regional de Perspectivas Climáticas realizado a principios de noviembre en Montevideo (Uruguay), indican que existe entre un 35 y 45% de probabilidad de que las precipitaciones que ocurran se sitúen por encima de los valores normales para estos meses, agregó el matutino. El 2 de diciembre habrá un nuevo encuentro de expertos para ajustar los valores. De esa reunión participan, por Argentina, miembros del Servicio Meteorológico Nacional.

Informe

Por otra parte, el director de Hidrovías e Infraestructura del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de Corrientes, Antonio Lorenzo López, elevó a principios de mes a las autoridades correntinas un informe con datos alarmantes sobre el impacto en las zonas ribereñas de la provincia vecina.

Mencionó que las lluvias continuarían hasta enero y podrían provocar crecidas como hace años no se veían. "Por un lado están los pronósticos y por otro, las tendencias. Son vaticinios que uno hace, nos queremos aproximar a lo que va a ocurrir más allá de 10 días", señaló. Esta situación aparece "como consecuencia de las anomalías de temperatura del océano Atlántico" y en momentos en que el fenómeno de El Niño está desarrollando condiciones en el Pacífico ecuatorial.

Y agregó: "Para los comienzos de 2010 también se prevé un escenario probable de aguas normales a altas, por encima de los niveles observados en los últimos años", aunque "aún no puede precisarse –indicó– una comparación con el escenario de inundación vivido en los meses de febrero a mayo de 2007".

En el estudio se anticipaba que este trimestre (de noviembre a enero) habría precipitaciones superiores a lo normal en la cuenca del Paraná.

"Los resultados de los Centros Mundiales de Pronóstico Climático mencionan con mayor probabilidad lo siguiente: 1) En el centro-sur del Litoral, República Oriental del Uruguay y sur del Brasil se prevé un patrón de precipitación normal o superior a la normal. 2) En el norte del Litoral y este del Paraguay se esperan lluvias por encima de lo normal, con alta variabilidad espacial", adelantaba el informe.

Aguas arriba, el problema

El prefecto principal de la Prefectura Corrientes, Rodolfo González, aclaró en diálogo con la prensa: "Si bien estamos en alza en algunos puertos de la región, las lluvias que de verdad nos afectan son las de río arriba. No nos deben preocupar tanto las precipitaciones locales".

En cuanto al nivel del río Paraná en la zona, González anticipó que "a fines de diciembre y principios de enero se llegará al pico máximo".

"Hay que estar atentos a las lluvias del sur de Brasil, las locales no nos afectan tanto porque van bajando. De todos modos, el caudal está en alta y esperamos su pico máximo para fines de diciembre y principios de enero", sentenció el prefecto.

"Todos coincidimos en que debemos estar prevenidos"

El ingeniero Sergio Fontana, director de Hidráulica de la Provincia indicó que desde la Provincia consultan permanentemente a los especialistas del Instituto Nacional del Agua para saber la forma en que continuará esta etapa del Niño.

"Estamos en un período húmedo que recién comienza y que puede extenderse por varios meses", dijo Fontana y agregó que "indudablemente que en la cuenca del Paraná repercute todo lo que sucede en Brasil, y Entre Ríos se ve perjudicada por ambas costas, tanto la del Paraná como la del Uruguay".

El funcionario no coincidió en catalogar ésta como la peor creciente de los últimos 50 años del río Paraná. Si bien destacó que "hay mucha preocupación en la población por la situación que es de público conocimiento y es importante estar prevenidos para que estos fenómenos no nos tomen por sorpresa, pero la realidad es que esta creciente que vivimos hoy ya se ha dado en otras ocasiones".

Fontana indicó que "en la situación actual, todos coincidimos en que debemos estar prevenidos, aunque algunos hablan de una creciente más grande y otros no".

También resaltó que se deben tener en cuenta dos aspectos importantes a futuro: "En lo estructural, se deben continuar las obras para contener la creciente, y además se debe concientizar y orientar a la población para que no ocupe los lugares inundables, para que trate de respetar a la naturaleza", señaló.

Prefectura declaró la alerta en Paraná

Al alcanzar este viernes al mediodía la altura de 4,70 metros frente al Puerto Nuevo, Prefectura Naval Paraná declaró la alerta en Paraná, por la crecida del río.

En franca tendencia creciente, aún quedan 30 centímetros para llegar al nivel de evacuación.

No obstante, se estima que para el próximo fin de semana, la altura superará los 5 metros.

En tanto, la Dirección de Defensa Civil de la Municipalidad realizó un relevamiento y constató que unas 30 familias podrían ser afectadas por la crecida. Las zonas comprometidas son Bajada Grande, Puerto Viejo, la Toma Nueva, Las Conchillas, Puerto Sánchez y Bajada de Nuñez.

La última gran crecida del Paraná frente a la costa de la capital provincial se registró en 2007, cuando alcanzó una altura de 5,45 metros. En aquella oportunidad, unas 300 personas habían sido evacuadas y un número similar debió autoevacuarse.

Advertencia

Ante estas circunstancias, Prefectura Paraná recomendó a los bañistas no ingresar a las aguas en lugares no habilitados; a los habitantes de la costa, seguir el comportamiento del río para no ser sorprendidos por la noche; a los nautas, que circulen con sus embarcaciones a baja velocidad; y tomar precauciones frente al paso de camalotes y troncos, que suelen transportar hasta ofidios.

Comentá la nota