Es creciente el número de emprendimientos que se consolidan merced al micro-crédito

Recibieron sumas que estuvieron entre los $2000 y los $6000
Con la efectivización de nuevos microcréditos a diferentes emprendimientos familiares, con sumas que van entre los dos y seis mil pesos, es cada vez mas creciente el numero de estas actividades de tipo familiar que se van consolidando y constituyéndose en pilares del sostén de muchos hogares.

Este miércoles y teniendo como organización ejecutora a la Asociación "Unidad, esfuerzo y trabajo", la secretaria de la Mujer concreto la materialización de unos 32 mil pesos distribuidos en nueve diferentes micro-emprendimientos. En realidad son re-créditos, dado que se tratan de nuevos aportes financieros que reciben estos micro-emprendedores, dado que las ayudas recibidas antes ya lo devolvieron en tiempo y forma, con lo cual les abrió la posibilidad de acceder a este nuevo aporte.

Se tratan de rubros como la de confección y venta de prendas de vestir, compostura de calzados, gastronomito, modista, entre otros, los que recibieron sumas que estuvieron entre los $2000 y los $6000.

Esto les posibilita sumar equipos o insumos para robustecer sus actividades, con lo cual las expectativas de crecimiento van en ascenso.

Como ejemplo de ello, una de las beneficiadas que confecciona prendas de vestir tejidas, aludió a que con el dinero recibido puede estar en condiciones de tener un mayor stock de hilos y lanas. "Entonces cuando llega un cliente observa los colores y detalles del hilo y la lana, tiene mayor variedad para elegir, con lo cual son mejore las posibilidades de vender que tenemos", afirmo a modo de ejemplo.

Se subraya en esferas de la secretaria de la Mujer bajo la responsabilidad de Ana María del Riccio, que esta experiencia tiene en Formosa un hecho no menor y reside en una alta tasa de recupero, es decir que aquellos que sacaron un microcredito cumplen con su compromiso y lo pagan, con lo cual se puede seguir otorgando a muchas otras familias.

Aludió a que básicamente están destinados con actividades económicas incipientes o iniciales que producen bienes o servicios, como por ejemplo talleres familiares de costura, elaboración de panificados o comidas, entre otras actividades, a las cuales al inyectarle un poco más de capital les permite mejorar sus emprendimientos al comprar alguna máquina o más insumos, con lo cual puede mejorar o aumentar su producción, y con ello elevar sus ventas y por ende sus ingresos. "Se robustece la posición de un segmento de la población que no puede acceder a la economía formal, pero que está haciendo toda una economía de solidaridad y una red de trabajo comunitario que les permite generar ingresos genuinos", significo.

"Ciertamente, es positivo el balance y más aún en esta línea de trabajo que tenemos dentro de la política social de Formosa, a través del microcrédito.

En un momento mundial de crisis, en la provincia se siguen haciendo acciones de política social muy contundentes, relacionados con otro modelo de la economía, la cual no se centra en el lucro, sino una con rostro humano, con objetivos firmes de colocarlo al servicio del hombre, de la dignificación de las personas", pondero Del Riccio.

Comentá la nota