Crecen los roces entre los bloques políticos y está en duda la aprobación de la enmienda constitucional

Conforme pasan los días y se acerca el momento del recambio legislativo, las desavenencias entre los bloques políticos se hacen cada vez más notorias y cada iniciativa parlamentaria puede dar pie a que salgan a la luz esas diferencias, anticipando lo que puede llegar a suceder a la hora de tener que designar a las nuevas autoridades del Poder.
En este contexto durante la última sesión se aprobaron gran cantidad de proyectos solamente con el voto de la oposición, levantando pequeñas polvaredas. Sin embargo en líneas generales se puede decir que se repartieron las frustraciones ya que mientras el oficialismo no consiguió respaldo para tratar la enmienda constitucional, la oposición tuvo dificultades para tratar el proyecto de modificación de la escala salarial para el Poder Judicial y también el presupuesto legislativo.

Todo esto lo que hace es dejar claro que la relación entre los partidos mayoritarios se va tensando paulatinamente y cada situación es propicia para marcar territorio y reconocer hasta donde puede avanzar cada uno. Esta situación pone un manto dudas sobre lo que sucederá la semana que viene con el tratamiento de la enmienda del artículo 75 de la Constitución provincial, porque si bien existe un acuerdo entre el gobierno, el bloque de diputados del justicialismo y los sindicatos estatales más grandes de la provincia, hay varios sectores que no se sienten incluidos, entre ellos el grueso de diputados de la Alianza, quienes de manera enérgica expresaron que no están de acuerdo con uno de los artículos del nuevo dictamen, situación que frenaría el consenso para la aprobación.

Es preciso señalar que diputados de la Alianza advirtieron que el nuevo texto a incorporar generaba inequidades y que daba pie a una nueva armonización, por lo que se desprende que hay quienes no están convencidos de dar su voto a esta propuesta y eso conspira con la aprobación de la modificación a la Constitución la cual tiene como limitante que la misma sea sancionada por el voto afirmativo de los 32 legisladores.

De esta manera, durante la última sesión se podría decir que las ausencias fueron determinantes, pero para la semana que viene -donde estarían todos presentes- si no llegan los consensos será imposible que puedan tratar el proyecto.

Sin repudio

Los legisladores por un largo tiempo estuvieron discutiendo los hechos sucedidos en Castelli con el saqueo por parte de movimientos sociales de un galpón de Desarrollo Social en el que había mercadería. El justicialismo intentó que se apruebe una resolución de repudio por la situación sosteniendo que "no podemos apañar un hecho de violencia de estas características". Pero a pesar del énfasis en la alocución del presidente de ese bloque Ricardo Sánchez, no consiguió el respaldo del resto de los bloques políticos y hasta una propia legisladora del justicialismo decidió no acompañar la resolución, la que finalmente pasó al archivo.

"Lamentamos la actitud del resto de los bloques legislativos. Entendemos que la clase política debería estar unida en este tipo de cuestiones y nada tiene que ver que hoy (Jorge) Capitanich sea el gobernador. El repudio a este hecho de vandalismo debería merecer un pronunciamiento", dijo Sánchez en tono molesto.

Aunque desde un principio estaba claro que la Alianza no iba a acompañar, en forma inmediata se sumaron el ARI y hasta los bloques unipersonales aliados al gobierno como el Frente Grande y Libres del Sur. Pero la sorpresa la dio Inocencia Charole que se puso en contra del proyecto de su bloque resaltando su voto negativo y sosteniendo que "debemos tratar de buscar soluciones a la gente que sufre de hambre. Estamos hablando de la pobreza que sufre la gente de El Impenetrable", justificando en parte lo sucedido en esa localidad.

Pequeña demora

En medio del conflicto de los movimientos sociales, durante el mes de septiembre, un grupo pidió la intervención de la Legislatura chaqueña para que medie en la situación y intente conseguir una audiencia con el gobernador para poder plantear los reclamos, finalmente la resolución fue aprobada en la última sesión, a más de un mes y medio de haber sido solicitada la ayuda. Además el pedido fue aprobado solo con el voto de la Alianza. Está claro que los tiempos legislativos no son los de la sociedad, pero a pesar del lapso transcurrido hay que mencionar que el movimiento social que pidió la ayuda, todavía no consiguió respuestas desde el gobierno, por lo que la resolución no llegó tan tarde como parece.

Comentá la nota