Crecen los interrogantes por la muerte del guía en el Aconcagua

Al conocerse imágenes de Federico Campanini agonizando en la nieve, se plantearon dudas sobre si la patrulla hizo lo correcto. La mayoría de los expertos cree que los rescatistas actuaron bien. Pero también dicen que cometieron errores.
El video del guía mendocino Federico Campanini (31) arrastrándose sobre la nieve, con una cuerda que rodea su cintura y sin poder responder a los gritos de los cinco rescatistas que quieren llevarlo de regreso a la cumbre del Aconcagua, estremece. Su familia cree que lo "trataron como a un perro" y que fue abandonado aún con vida en la montaña. Entre los andinistas hay posiciones encontradas: la mayoría dice que no podía actuarse de otra manera por las malas condiciones climáticas y el esfuerzo físico que requiere un salvataje a 400 metros del pico de América (6.962 metros). Otros admiten que faltó equipamiento, como una camilla de aluminio o tubos de oxígeno ultralivianos para auxiliar al guía, que sufría una descompensación general por el congelamiento.

"Las imágenes son muy duras. He participado de muchos rescates y no hay otra forma de mover a una persona cuando hace tanto frío y es imposible cargarlo", dijo Víctor Herrera, del grupo voluntario Socorro Andino, que ha hecho 20 cumbres en el Aconcagua. En el análisis de lo que puede haber facilitado el rescate del guía, Herrera cree que "era fundamental llevar equipos de oxígeno ultralivianos", que duda existan en el Aconcagua. Sobre la camilla, dice que "no podrían haberla transportado" hasta esa zona de pendiente y hielo.

La mayoría de los escaladores consultados repudia la exhibición pública del video. Es el caso de Alejandro Randis, al frente de una consultora en prevención, seguridad y rescate en la montaña. "El video es imprudente porque hay una persona agonizando y tiene que ser íntimo. No puede ser que lo difundan para que todo el mundo opine y se hable mal de los voluntarios que pusieron todo su cuerpo para salvar varias vidas". Destaca que por protocolo de seguridad primero se atiende a los que tienen más probabilidades de sobrevivir y luego a los que están moribundos. Y aclaró que lo arrastraron con una cuerda porque "caminan en una pendiente y lo traccionan hacia arriba".

El guía Campanini murió el 8 de enero, después de haber logrado hacer cumbre con un grupo de cuatro italianos en el mediodía del día 6. Una tormenta los sorprendió cuando comenzaban el descenso y, desorientados, fueron a parar al peligroso Glaciar de los Polacos. La patrulla de rescate, de 9 integrantes y 12 voluntarios, recién pudo llegar al lugar de la tragedia 48 horas después. Rescataron a los tres italianos sobrevivientes, pero Campanini murió en la montaña.

La familia del guía mendocino, que se constituyó en querellante de la causa por "averiguación de muerte", acercó a la televisión local un video que muestra los últimos minutos con vida. La gran difusión y la gravedad de la acusación, llevaron ayer al fiscal de Delitos Complejos, Luis Correa Llanos, a hacerse cargo de la investigación. Para el fiscal hay dos figuras jurídicas posibles que se pueden investigar: la de "omisión de auxilio" en el caso de los voluntarios, y el "abandono de persona" en el caso del jefe de la patrulla, que tenía una posición de garante de la vida del andinista accidentado.

El escalador Julián Insarralde cree que los dos minutos y medio de video no alcanzan para medir la dimensión del rescate. Dijo que conoce a los rescatistas y que son "una élite muy capacitada". Explicó que se encontraba en la montaña los días que ocurrió la tragedia y que las condiciones eran muy adversas: "Se creía que nadie iba a poder llegar arriba porque era imposible, y así y todo hubo cinco personas que llegaron".

La guía Carolina Olaiz opinó que el procedimiento que muestra el video está lleno de errores. "Federico está claramente con hipotermia, no tiene fuerza para caminar, y deberían haberle colocado una manta térmica o bolsa de dormir para evitar el contacto con el hielo", aseguró.

Para el montañista Tommy Heinrich, que tiene cinco ascensos al Aconcagua, "es muy difícil juzgar lo que han hecho los rescatistas, hay que estar ahí." Y agregó: "No tenían muchos recursos y cargar a alguien es sumamente difícil. En algunos momentos es casi imposible. Es muy díficil cargar el peso de uno y el de la mochila. Las condiciones climáticas y la altura tienen efectos tremendos en el cuerpo humano. Y, por lo que se ve en las imágenes, Campanini estaba muy mal y llevaban mucho tiempo tratando de rescatarlo. Supongo que han tomado esta filmación para tener una prueba de que estaban haciendo un esfuerzo".

En tanto, el cónsul italiano en Mendoza, Pietro Tombaccini, dijo estar "seguro de que los rescatistas hicieron todo lo humanamente posible. El video es terrible si lo ve una persona que nunca subió 7 mil metros, pero esa es la ley de la montaña". Y concluyó: "Después de todo lo que se está diciendo en los medios, ¿qué se les puede pedir a los rescatistas en una próxima emergencia?

Comentá la nota