Crecen los emprendimientos productivos por el reaseguro hídrico

El reaseguro de agua merced a diferentes obras de manejo de los recursos hídricos que viene ejecutando el gobierno en toda la franja norte de la provincia, tiene como uno de sus impactos directos la creciente radicación de emprendimientos productivos y ambiciosos proyectos que los mismos jefes comunales de la zona diseñan con los agricultores de sus jurisdicciones.
De un tiempo a esta parte también es apreciable los lotes donde se desarrollan emprendimientos productivos que han incorporado tecnología de riego merced justamente a la disponibilidad de agua. Se tratan básicamente de productores de localidades y colonias comprendidas en la región que se encuentran dentro de la franja de influencia de todo el sistema hídrico de los riachos El Porteño y el He Hé.

Por ejemplo en El Espinillo donde se hicieron las primeras obras en la zona de Paí Curuzú se aprecian los múltiples beneficios, en principio abasteciendo de agua a la población y también su uso para emprendimientos productivos que es algo que se va extendiendo de manera sostenida.

Beneficios

"Por ahora los beneficiados son quienes están asentados cerca del riacho El Porteño, por eso en esta ronda de reuniones explicamos los pasos que se irán dando a fin de que quienes se encuentren más alejados del cauce también se vean favorecidos con esta obra", se significó.

Otra faceta subrayada tuvo que ver con el efecto multiplicador muy importante, tanto en lo económico como en lo social que implica esta serie de obras comprendidas en sistemas hídricos en regiones con alto potencial productivo. "Son más de tres mil los productores en la zona de influencia inmediata, lo que da una magnitud del alto impacto que tiene la obra", fue marcado.

Papines

Una de las interesantes producciones radicadas en la zona de El Espinillo, es la de papas, en realidad papines, ya que se tratan de tubérculos de pequeñas dimensiones, una suerte de bombón, que es lo que finalmente se industrializa a partir de haberla cosechado.

Horacio Corvalán encargado del lugar, indicó que justamente el cultivo de papas es el fuerte, aunque además incluyeron experiencias de ankos y sandías, en una fase inicial de nueve hectáreas, las cuales tienen cubiertas con un importante sistema de riego por goteo, el cual justamente es abastecido de agua desde el riacho El Porteño donde tienen instalado un equipo de bombeo de 3 HP y todo el sistema de filtros.

"Por supuesto que las mangueras están divididas y disponen de válvulas para regar lo necesario a cada cultivo, por ejemplo la papa no requiere de mucho agua, a diferencia de otras especies; incluso sirve para aplicar los insecticidas, es decir no tenemos necesidad de andar cargando una mochila", explica.

Subraya que "en otras épocas esto no hubiera sido posible con un riacho sin agua, por lo que este caudal importante que se mantiene es factor determinante para que cultivos como estos puedan prosperar".

Cosecha fresca de piel suave e imperceptible

Estas mismas papas cosechados frescos de piel muy suave imperceptible en la mordida (al ser siempre papines recién cosechados) congelados por un sistema propio de la empresa que da por resultado un producto único en el mercado confiriéndole además de cualidades gourmet muy sobresalientes, menos tiempo de cocción.

Se lo someten a un proceso parcial de liofilización, el cual consiste en desecarlo previo al congelado, para lo cual se lo introduce en una cámara de vacío para que se separe el agua por sublimación. De esta manera se elimina el agua desde el estado sólido al gaseoso del ambiente sin pasar por el estado líquido.

También se lo pueden utilizar sin su piel. Simplemente congelados se los pone debajo del agua de la canilla y presionando suavemente con el pulgar la piel fina se desprende rápidamente, conservando todo el sabor del papin.

Comentá la nota