Crece la venta callejera de comida en Capital

Cada vez son más los lugares de la ciudad que están invadidos por puestos ilegales de comida que son denunciados por los vecinos debido a la evidente falta de higiene que presentan o a la ocupación indebida de la vía pública. Los especialistas advierten sobre los riesgos para la salud
Según el gobierno porteño, hay 239 puestos de ese tipo habilitados en toda la ciudad, pero se advierten muchos más sitios de venta de comida al paso que no cuentan con el permiso obligatorio y que, al parecer, también están exentos de controles. El mes pasado, la venta ilegal callejera creció, en general, el 5,5%. Pero en el caso del expendio sin control de alimentos, el peligro es mayor.

Las áreas con más puestos son las costaneras Norte y Sur, pero también los hay en el parque Tres de Febrero, en las plazas Miserere y Constitución, en la plaza Roma, en Dorrego y Libertador y en varios puntos de las terminales de trenes y de ómnibus de Retiro, entre otros.

Y mientras no pocos incumplen con la cadena de frío para conservar los alimentos, la gran mayoría ofrece los aderezos y las salsas en envases plásticos recargables, expuestos al aire libre durante horas.

La Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria es la que controla que los puestos cumplan con la ley 1166/03 y el personal de la policía y de la Dirección de Ordenamiento del Espacio Público porteño son los encargados de clausurar o levantar un puesto que no cuente con la correspondiente habilitación.

Según el gobierno, en lo que va del año no les renovó el permiso a 54 puesteros, y, desde que asumió Mauricio Macri, la Dirección de Ordenamiento del Espacio Público labró 50 actas de comprobación por ocupación indebida del espacio público y retiró diez puestos según informa el diario La Nación.

En tanto, la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria indicó que en ese mismo período realizó 1614 inspecciones en 193 operativos, labró 924 actas de infracción y decomisó 857 kg de comida que no cumplía con las exigencias de higiene.

Comentá la nota