Crece en Tucumán el conflicto por la Salud

Aunque un rato antes el gobernador José Alperovich había dicho lo contrario, ayer al mediodía la Policía impidió a los profesionales "autoconvocados" de la salud pública instalar una "carpa blanca" en la plaza principal de la capital tucumana. Solo se les permitió colocar una mesa, desde donde pedían a los transeúntes que firmasen una adhesión a sus reivindicaciones.
Por la mañana, los periodistas le habían preguntado a Alperovich si había orden de impedir la instalación de la "carpa blanca". La respuesta del mandatario fue: "No, yo creo que no hay que agredir". Y reiteró en la ocasión su idea de que "estamos en democracia, cada uno tiene derecho a protestar, a hacer sentir su manera de ser".

Sin embargo, cuando un grupo de "autoconvocados" intentó desplegar una pequeña carpa (en realidad de color negro) en la plaza Independencia, sobre la vereda de enfrente de la Casa de Gobierno, la Policía no los dejó.

"Un comisario, que dijo que era de Seguridad de la Casa de Gobierno, nos dijo que no teníamos permiso municipal para hacerlo, pero que no había problema con que pusiéramos la mesa", le contó a Clarín el psicólogo Braulio Fanlo, delegado del Hospital Avellaneda y uno de los integrantes del grupo. La carpa quedó debajo de la mesa.

Si bien ayer hubo asueto en el Sistema Provincial de Salud (Siprosa) por la celebración del Día de la Sanidad, la movilización de los "autoconvocados" no se detuvo. Por la mañana hubo un "abrazo" al Hospital Padilla de la capital y -a 102 kilómetros de ésta- una marcha en Alberdi.

La médica Estela Di Cola, una de los líderes del movimiento, que participó de la manifestación en esa ciudad, le comentó a este corresponsal: "La marcha se hizo desde el hospital hasta la plaza y tuvo dos cuadras de largo; hubo mucho apoyo de la gente".

Hoy se hará efectivo el inicio de la segunda semana de paro por tiempo indeterminado.

Comentá la nota