Crece la tensión por demagogia en conflicto Cive

Anoche permanecían encadenados nueve operarios frente al despacho del intendente Giacomino. Les pidieron que desalojaran el lugar, como paso previo a una solicitud expresa a la Justicia.
Al cierre de esta edición trascendió que sería inminente el desalojo de los empleados de la fábrica de vidrios templados Cive, que se encadenaron en el interior del Palacio 6 de Julio reclamando para que el intendente, Daniel Giacomino, no vete la ordenanza que declara a la planta sujeta a expropiación. La ordenanza fue impulsada demagógicamente por el bloque juecista.

La fábrica, en camino a San Carlos, se mantiene tomada por los operarios que exigen al empresario Hugo Ardiles que les asegure sus puestos de trabajo por cinco años, como condición para deponer la toma, y el reclamo a favor de municipalizar la fábrica.

Ayer, en horas de la tarde, nueve operarios de la fábrica de vidrios templados para automóviles se encadenaron dentro de la Municipalidad de Córdoba, a pocos metros de la oficina que utiliza el intendente de Córdoba.

Reclaman que la fábrica no sea entregada a Ardiles, el empresario al que la Justicia le otorgó la propiedad de la misma después de un proceso de quiebra.

«Queremos que se promulgue la ordenanza que permite que la empresa pase a ser una cooperativa de trabajadores», explicó uno de los manifestantes a Cadena 3.

«Si tenemos que pasar la noche en este lugar -agregó- lo vamos a hacer. No nos vamos hasta que nos atiendan», dijo.

Anoche, a última hora, se intimó a los encadenados a desalojar el lugar, cumpliendo con el requisito administrativo previo a un pedido de desalojo judicial. Pero los empleados desoyeron la advertencia, y en el municipio se consideraba poco probable que el poder político provincial cargara con los costos de un desalojo violento. Los encadenados se encontraban acompañados por la concejala Marta Juárez.

El reclamo se enmarca en la ordenanza que aprobó el Concejo hace dos semanas y que declara de «utilidad pública» la fábrica.

Esa norma debe aún ser promulgada por el jefe comunal, quien, según trascendió, vetaría la ordenanza por sugerencia de la Asesoría Letrada del municipio, además del consejo del sentido común, por los momentos de estrechez económica que vive la Municipalidad.

La semana pasada se registraron incidentes entre un grupo de empleados de la autopartista y la Policía cuando una oficial de justicia llegó a la planta con la intención de desalojarla para que el actual dueño tome posesión de la fábrica.

Durante varias horas, una treintena de operarios estuvieron arriba de los techos tomando la planta. Incluso ayer algunos empleados acamparon en el predio de la fábrica.

Después la tensión cedió y hubo negociaciones en el Ministerio de Justicia de la Provincia, pero hasta el momento no se había llegado a una solución.

Comentá la nota