Crece la tensión en el Central: Redrado reiteró que no renuncia y su segundo le exigió la liberación de reservas

El presidente del Central buscó mostrarse conciliador y prometió colaborar con el blindaje de la deuda, aunque no mencionó las reservas; su segundo le pidió que permita la transferencia; los directores de la entidad mantienen una reunión informal
Lejos de ceder, la tensión entre el presidente del Banco Central, Martín Redrado, y el Gobierno aumenta con el paso de las horas. Las diferencias se trasladaron ahora al directorio de la entidad,

El presidente del BCRA reiteró que no piensa renunciar, pero su segundo, Miguel Angel Pesce, le exigió que libere los fondos necesarios para blindar los vencimientos de la deuda de este año.

En este clima, Redrado trabaja normalmente en su despacho, mientras que un grupo de directores, cuyo número no fue especificado, está reunido con Pesce a la cabeza. Fuentes cercanas al presidente del BCRA aclararon que no se trata de una reunión formal del directorio.

Las fuentes precisaron que el directorio no puede comenzar una reunión formal si no es convocada por el presidente y cuenta con la presencia del secretario, quien no participa del encuentro con Pesce.

"Sigo trabajando de manera normal", había asegurado esta mañana Redrado en la puerta de su casa, donde lo esperaba un grupo de periodistas.

En un intento por mostrarse conciliador, prometió colaborar con el blindaje de la deuda lanzado por el Gobierno, pero evitó aludir a las reservas, que son el eje de su enfrentamiento con la Casa Rosada.

"Vamos a seguir haciendo aportes profesionales para la ejecución y la implementación del Fondo del Bicentenario", aseguró.

Es que el decreto que Cristina Kirchner firmó hace tres semanas ordena transferir US$ 6500 millones de las reservas del Central al Tesoro Nacional para cancelar el pasivo de este año.

"Orden institucional". También esta mañana, Pesce le había reclamado a Redrado que autorice la transferencia de reservas. "Una norma que tiene rango de ley debe ser cumplida", planteó en alusión al decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado por la Presidenta. "Si bien el Banco Central es autónomo en sus decisiones respecto del Poder Ejecutivo, no es autónomo de la Constitución Nacional ni del orden institucional", reforzó en declaraciones a radio Mitre.

"Lo que hace a la estabilidad económica es el orden institucional", concluyó.

Tensión en alza. El conflicto entre el Gobierno y el Banco Central por el uso de las reservas federales por el Tesoro para pagar la deuda desató una profunda crisis política e institucional que ayer tuvo un tenso capítulo.

La presidenta Cristina Kirchner le pidió la renuncia a Redrado, que se negó a dimitir, y la Casa Rosada montó un operativo presión sobre el titular del Central para lograr su alejamiento, con pedidos de ministros, asociaciones de bancos y de la CGT.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, el objetivo del Gobierno es que Redrado se quede sin respaldo del sector financiero y se vea obligado a renunciar.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, fue quien le pidió la renuncia. Pero Redrado le respondió que continuará en su cargo porque su mandato vence el 23 de septiembre próximo y está resguardado por la autonomía que dispone la Carta Orgánica del Banco Central.

Comentá la nota