Crece la tensa situación política y social en la localidad de Las Heras

En el marco de un duro cruce de acusaciones políticas, el ambiente en la localidad de Las Heras se ha tensado aún más en las últimas horas luego de la ocupación pacífica que realizaron al Concejo Deliberante alrededor de 200 personas, sobre quienes –desde la mañana de ayer- crece la incertidumbre al haberse autorizado el desalojo forzoso que realizaría personal de Gendarmería Nacional.
La toma del Legislativo municipal se concretó hace tres días por parte de desocupados que, con sus familias incluidas, rechazan la posibilidad de ser "mantenidos" con bolsones, señalando que "queremos fuentes laborales genuinas", asegurando que "estamos desocupados y cansados de hacer "changas" que, incluso, actualmente no encontramos. Somos seres humanos que tenemos derechos, que vemos avasallados por la incoherencia de esta política gobernante", señalan.

El reclamo al Ejecutivo municipal y la falta de respuestas finalmente derivó en la toma del edificio del Concejo, señalándose que "no queremos cooperativas sino una atención real ante la crítica situación que atraviesa la ciudad", agregando que "con la excusa de la crisis mundial se despide o suspende a los trabajadores", agregando que "queremos trabajo digno y remunerado de manera tal que nos permite hacer frente al costo de la canasta familiar".

En el marco de esta difícil situación que afronta la localidad, con una orden ya confirmada de desalojo por la fuerza de los ocupantes del Concejo, la Cámara de Comercio salió a interceder y convocó a un encuentro que se realizaba anoche, y al que estaban invitados un grupo de desocupados, empresarios, concejales y el propio intendente, por lo que se esperaba que ese encuentro ayudara a distender el duro clima social y político de la localidad, con desocupados petroleros, denuncias por aumento en las dietas de concejales, un ya abortado piquete en el ingreso a la base de Repsol YPF y la orden de desalojo ya confirmada con Gendarmería en las proximidades del Legislativo municipal donde se han dado cita familiares y amigos de quienes mantienen la toma del edificio.

Comentá la nota