Crece en Salta la demanda de focos de bajo consumo

Crece en Salta la demanda de focos de bajo consumo
En 2009, el Gobierno nacional destinó más de 160 mil unidades para el canje gratuito en la provincia. En lo que va del año, en la capital salteña las ventas aumentaron entre el 20 y 50 por ciento.
A partir del 31 de diciembre de 2010 se prohibirá "la importación y comercialización de lámparas incandescentes de uso residencial general en la Argentina", según lo establecido por la ley 26.473. Pese a que falta más de un año y medio, la demanda de focos de bajo consumo aumentó de manera notoria en lo que va de 2009. Según un relevamiento que El Tribuno realizó en las casas de electricidad, las ventas se incrementaron entre el 20 y el 60 por ciento.

Según estas tendencias, en la capital salteña ya no se venderían focos incandescentes antes del plazo que fija la normativa.

"Hace 25 años que abrí el local y se nota que la gente tomó conciencia y empezó a optar por estas bombitas. Calculo que dentro de un par de meses ya no les voy a pedir a mis proveedores lámparas incandescentes. A fin de año estimo que sólo venderé focos de bajo consumo. Es impresionante cómo crecieron las ventas pese a los precios", relató una comerciante de la avenida San Martín.

Las cualidades

Una bombita de bajo consumo de 20 vatios ilumina igual que una incandescente de 100 vatios y ahorran un 80 por ciento de energía. Su vida útil supera las 6 mil horas. Cifras nada despreciables para una economía doméstica. La diferencia es grande con un artefacto incandescente, que apenas llega a 2 mil horas.

De todos modos, esas distancias de utilidad se invierten en los precios. Un foco de bajo consumo de 20 vatios cuesta entre $ 12 y $18, mientras que una incandescente se consigue a $ 2. Por eso, cada vez los salteños sacan en promedio una o dos cajitas de las góndolas.

"Son muy pocos los que adquieren 5 o 6", comentó el responsable del local de Peatonal Alberdi y Urquiza. Los comerciantes explicaron que primero se llevan focos por los ambientes amplios donde se necesita iluminación por más tiempo (comedor, living, cocina y patio). La mayoría de mis clientes van cambiando de a poco. No todos saben de la ley, pero muchos conocen del ahorro que generan esos focos". Las bombitas de 18 y 20 vatios son las que más se venden, coincidieron los comerciantes. Eligen entre luz cálida y fría.

Marta, una salteña de 40 años, miraba una vidriera. "No sé cuál lámpara llevar. Vienen de tantas formas que se puede adecuar la decoración de cada casa u oficina. Este año decidí cambiar los focos en mi hogar. Se nota mucho cuando llega la boleta de luz", comentó.

"Yo aún no compré ningún foco y tampoco sabía que se dejarían de vender a fines de 2010. Tendré que empezar a sacar los viejos foquitos", comentó Rubén, mientras compraba un reflector para su patio.

Más de 160 mil unidades

El año pasado, el Gobierno trabajó en forma conjunta con los municipios y EDESA a través del Programa de Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PRONUREE). En 2008 se destinaron para la provincia 90 mil unidades. EDESA repartió 60 mil a las intendencias y el resto las entregó directamente la Nación.

El plan canje en Salta tuvo buenos resultados, por eso este año se enviaron más focos para que sean distribuidos en forma gratuita. En el primer trimestre llegaron 164.900 focos de bajo consumo. En esta oportunidad, solamente EDESA se encargó de repartir entre los 59 municipios. Adriana Cigno, gerenta de relaciones institucionales de la empresa eléctrica, señaló que "ya se entregaron a todas las municipalidades. Cada dependencia se encarga de distribuirlos entre la gente".

Comentá la nota