Crece el reclamo por el atraso en el envío de fondos coparticipables

Por su lado el concejal José Ojeda dijo que «el Municipio debe tomar el toro por las astas y si es necesario recurrir a la Justicia» para el cobro de las acreencias. Además reprochó al Gobierno porque «parece que no se dan cuenta del daño que nos están haciendo». Mientras el secretario de Finanzas, Paulino Rossi, llevó tranquilidad a empleados y proveedores al asegurar que al tiempo que ingresen los fondos se irán saldando los compromisos y que se reverán medidas para optimizar el gasto.
El concejal justicialista José Ojeda se sumó al reclamo hacia el Gobierno provincial por el atraso en el envío de los fondos por coparticipación correspondientes a diciembre por una suma que ascendería a los 8 millones hacia el Municipio de Río Grande, lo que generó la imposibilidad financiera del Ejecutivo de hacer frente al pago de proveedores y el subsidio vacacional a los empleados de la ciudad.

«Lamentablemente esta situación la venimos avizorando ya desde hace un par de meses, por eso instruimos al Ejecutivo municipal para que conmine al Gobierno provincial a saldar la deuda porque todos los riograndenses nos merecemos estar al día, más allá que se hayan hecho las cosas bien o no en Río Grande, es una deuda que tiene el Gobierno que no la quiere cumplir, hay muchas cuestiones que no solamente se necesitan para cumplir con proveedores sino también cuestiones sociales, pero parece que no se dan cuenta del daño que nos están haciendo».

Por eso entendió que «el Municipio debe tomar el toro por las astas, si es necesario recurrir a la Justicia, porque no se puede dejar pasar esta situación, más allá que pueda haber un acuerdo como el que se alcanzó a fin de año. Entendemos que se deben reclamar los fondos y que prontamente, a través de la Justicia, cerrar todo el paquete; no solamente la deuda de fin de año sino también los 30 millones que se están reclamando, porque Río Grande necesita esos fondos para hacer frente a muchas cuestiones que no se están atendiendo porque no se cuenta con esos recursos».

El edil Ojeda, además, criticó duramente el hecho que los fondos adeudados de diciembre último hayan sido utilizados para cubrir el desfasaje de las cuentas especiales del Estado provincial y así cerrar algo más ordenado el año financiero del Gobierno provincial.

«Habría que ver la opinión de los legisladores sobre esto, pero hay unas cuantas cuestiones que parecerían que están fuera del marco de lo legal. Somos prudentes en este sentido, pero estamos reclamando los derechos de la ciudad de Río Grande».

Asimismo insistió en «la deuda que mantiene el Gobierno y en esto haremos hincapié durante este año porque para solucionar sus problemas no puede dejar supeditados a la buena de Dios a los ciudadanos de Río Grande».

En tanto, el secretario de Finanzas, Paulino Rossi, llevó tranquilidad, tanto a los empleados municipales como a los proveedores que aún esperan por cobrar y garantizó que a medida que los fondos vayan ingresando se irán saldando los compromisos.

«Quiero llevar tranquilidad a los empleados municipales porque el cálculo ya está realizado, la liquidación ya está hecha, y estamos a la espera de la información del Banco que ingresen los fondos para ser acreditados en las cuentas de los empleados municipales y lo mismo a proveedores, que calculamos comenzaremos esta semana a regularizar algunos pagos», se esperanzó.

Rossi reveló que durante la víspera mantuvo un diálogo con autoridades del Ministerio de Economía, desde donde le informaron que existía «un problema de estructura», por lo que recién para las próximas horas se espera que puedan comenzar a destrabarse los fondos.

El Secretario insistió que esto afecta al normal desenvolvimiento de las acciones del Municipio, porque «sino no se puede hacer frente a los compromisos asumidos, no se pueden iniciar nuevas actividades», y esto -dijo- «es una lástima porque nos obliga a generar un efecto contracíclico, cuando hay crisis el Municipio tiene una política muy activa para contrarrestar esto, pero de esta forma es imposible; así que replantearemos y reveremos cada acción de Gobierno para optimizar el gasto y priorizar lo que genera mano de obra».

Comentá la nota