Crece el rechazo social a la violencia

Crece el rechazo social a la violencia
El sacerdote Marcó y el rabino Bergman proponen un minuto de silencio por la paz; en Wilde, los vecinos esperaban a Scioli, pero no fue
Cansados de los robos y de las muertes a manos de delincuentes cada vez más violentos, diversos sectores sociales decidieron manifestarse en defensa de la seguridad perdida.

El director de Pastoral Universitaria de la Arquidiócesis de Buenos Aires, Guillermo Marcó, y el rabino Sergio Bergman convocaron para el lunes próximo, a las 21, a hacer "un minuto de silencio por las víctimas de la violencia y del hambre".

En tanto, Luis Silvio Carzoglio, juez de Garantías de Avellaneda, se reunió ayer con vecinos, representantes de ONG, pastores evangélicos y con el defensor del pueblo de ese distrito para buscar propuestas que ayuden a combatir la droga y el delito en la región (sobre lo que se informa por separado).

Además, hoy, a las 19, se realizará una marcha en el centro de la ciudad de Tandil para reclamar el esclarecimiento del caso de una menor que fue abusada sexualmente (ver aparte).

El sacerdote Marcó y el rabino Bergman definieron su iniciativa como una "convocatoria cívica y nacional".

"Que cada uno se manifieste desde el lugar donde esté, cantando el Himno Nacional o con un aplauso para alentar a todos aquellos que sufrieron actos de violencia o hechos de inseguridad en los últimos tiempos", explicó Marcó.

Bergman sostuvo: "La idea es que todos los argentinos canten el Himno en todo el país para que se escuche el clamor de la sociedad".

Anoche, por tercer día consecutivo, los vecinos de Wilde marcharon hacia la comisaría 5a. de Avellaneda para exigir urgentes medidas contra la inseguridad. La primera manifestación había sido el martes pasado, pocas horas después de que tres delincuentes asesinaran a la arquitecta y catequista Renata Toscano, de 43 años.

Ayer, los vecinos de Wilde se reunieron frente a la comisaría local para esperar que fuera el gobernador Daniel Scioli quien se acercara a escuchar los fuertes reclamos de seguridad.

"¡Queremos vivir!", gritaban al unísono cerca de 2500 habitantes. Sin embargo, el máximo responsable político bonaerense no se presentó en el lugar, lo que hizo estallar de ira a los manifestantes.

Un féretro apostado frente a la seccional policial era el símbolo que representaba el sentimiento generalizado. "Queremos que venga Scioli. Si no reacciona con esto?", graficó ante LA NACION María Denegri, madre de una víctima. Un cartel, sostenido por una mujer que hace una semana sufrió un asalto, resumía: "No quiero ser un muerto más".

"Agitación desmedida"

En La Plata, el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, se reunió con la cúpula policial; con el intendente de Avellaneda, Sergio Ferraresi, y con representantes de los foros de seguridad de Avellaneda, partido al que pertenece Wilde.

Stornelli les comunicó que se inició un operativo de saturación en la zona y les prometió que facilitaría a la policía regional más patrulleros y efectivos policiales.

El ministro de Seguridad dijo anoche que en los reclamos de justicia por el crimen de Wilde, que se realizan frente a la comisaría local, hay una "agitación desmedida" y "gente infiltrada".

"Hay una agitación desmedida más allá del legítimo hartazgo y de la bronca. Hay gente que está infiltrada, que no representa a nadie y que está generando más bronca sobre la que ya hay", afirmó Stornelli en declaraciones al canal de noticias C5N.

En la manifestación de Wilde estuvo Juan Carlos Blumberg, pero su visita provocó opiniones encontradas porque algunos vecinos entendían que él estaba allí "haciendo política".

Los vecinos estarán hoy nuevamente en puerta de la comisaría, con la esperanza de contar con la visita del gobernador Scioli para hablar cara a cara. "Queremos que dé la cara", dijo Denegri.

Reclamo por el abuso de una niña

* Con el lema "Desde el arte por los niños. Por los derechos de los niños y los deberes de los adultos", se realizará hoy, a partir de las 19, una marcha en el centro de la ciudad de Tandil para reclamar el esclarecimiento del caso de una menor que fue abusada sexualmente. La manifestación fue convocada por la Asociación de Familiares de Víctimas del sistema judicial de Tandil al cumplirse un año del comienzo de la investigación de una causa por el abuso sexual contra una niña de tres años y medio que, hasta el momento, no tuvo ningún detenido.

Comentá la nota