Crece la protesta sindical en reclamo de un aumento

La marcha convocó a más gente que la protesta anterior. El 13 de octubre irán a Buenos Aires.
Los gremios disidentes volvieron a protagonizar ayer una nueva jornada de paro y movilización en reclamo de una recomposición salarial para el sector estatal.

La protesta sindical tuvo su epicentro en Plaza 25 de Mayo frente a Casa de Gobierno y logró convocar a una importante cantidad de manifestantes.

La marcha de ayer fue incluso más numerosa que la que tuvo lugar la semana pasada cuando estuvo presente el dirigente piquetero Raúl Castells.

Los manifestantes se concentraron pasadas las 10.00 frente a Casa de Gobierno y fueron varias las reparticiones públicas que se hicieron presentes con pancartas y carteles.

A diferencia de la movilización de la semana pasada, esta vez los discursos fueron más virulentos y se escucharon duras críticas contra el Gobierno, en especial contra el gobernador Luis Beder Herrera a quien le cuestionaron su "falta de apertura para discutir mejoras salariales para los trabajadores estatales".

El anuncio que por segunda vez hizo el Gobierno acerca de que dará un aumento salarial antes de fin de año no logró el efecto deseado de desactivar la protesta sindical.

Los manifestantes, con sus referentes gremiales a la cabeza, cuestionaron este anuncio y volvieron a reclamar la apertura de la Mesa Salarial y el otorgamiento de un incremento en los sueldos que sea alcanzado "a través del consenso y no impuesto por el Gobierno".

El reclamo sindical tiene como principales referentes al Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), al Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública Provincial (SITRAPP) y a la CGT Disidente.

En esta ocasión, Carlos Del Giorno (SOEM) y Fernando Salcedo (CGT Disidente) fueron los oradores en la concentración frente a Casa de Gobierno.

Los gremios piden un salario básico de 1.000 pesos y un sueldo de bolsillo no inferior a los 2.000 pesos.

A la legislatura

Pero la mayor cantidad de gente no fue la única diferencia con la marcha anterior.

Esta vez la columna no sólo se manifestó frente a Casa de Gobierno -donde arrojaron algunos naranjazos contra el edificio gubernamental- sino que luego se trasladó hacia la Legislatura Provincial.

Allí gremialistas y manifestantes expresaron su malestar contra los legisladores y los cuestionaron en duros términos "porque levantan la mano para aprobar lo que les dice Beder Herrera en lugar de legislar para la gente".

La Legislatura Provincial -al igual que Casa de Gobierno- estuvo vallada con un cerco policial y fue blanco del enojo de los manifestantes que también arrojaron naranjas contra ese edificio.

Reclamo en Buenos Aires

Por otro lado, durante la movilización de ayer se anunció que el próximo martes 13 de octubre una delegación de dirigentes gremiales y trabajadores riojanos viajarán a Buenos Aires para protagonizar una marcha y llevar así el reclamo salarial local hacia la Casa Rosada.

La decisión responde a una invitación que Raúl Castells les hizo a los gremios cuando vino la semana pasada. Castells, líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) convocará a esta marcha que tendrá entre sus principales objetivos el apoyo al reclamo riojano.

Según los gremios, en esa movilización tienen pensado llevar la protesta ante la Casa de La Rioja y ante el Ministerio de Trabajo de la Nación ya que quieren entrevistarse con el titular del área Carlos Tomada. Incluso afirmaron que quieren hablar con el cardenal Jorge Bergoglio.

Por último, los gremios anunciaron que el martes próximo a partir de las 9.00 habrá un nuevo paro y movilización por las calles del centro de la Capital provincial.

Comentá la nota