Crece la presión política contra el corte de las rutas a Uruguay

Crece la presión política contra el corte de las rutas a Uruguay
El Gobierno redobló sus críticas y se sumó la oposición; se impedirá un bloqueo total
La presión política contra los asambleístas entrerrianos crece a pasos agigantados. A las críticas del jefe de Gabinete, Sergio Massa, ayer sumaron sus condenas contra el bloqueo del paso fronterizo a Uruguay de los ambientalistas de Gualeguaychú el ministro de Justicia, Aníbal Fernández,y los intendentes de las vecinas ciudades de Colón y Concordia.

El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, advirtió, además, que su gobierno impedirá que los bloqueos se extiendan a los pasos de Colón y Concordia.

El desgaste de los 777 días de protesta ininterrumpida y los duros cuestionamientos de las últimas 48 horas podrían modificar el panorama. Con ese objetivo dialogaban ayer funcionarios del gobierno entrerriano con referentes de la asamblea de Gualeguaychú. Una señal la dio el propio gobernador al afirmar que considera que el corte de la ruta 136 "está cerca de levantarse".

Las fuerzas de oposición también criticaron el corte, aunque cuestionaron al oficialismo por haber avalado antes el reclamo.

El kirchnerismo redobló ayer su reciente ofensiva de críticas al corte en rechazo a la instalación de la pastera Botnia en la costa uruguaya. La condena más dura fue la del intendente de Colón, Hugo Marsó, quien calificó de "trasnochados" a los asambleístas.

"Hemos tenido dos plagas este tiempo: una cortaba rutas y desabastecía, y a la otra la estamos soportando y la componen unos pocos trasnochados que seguramente no tienen conciencia del perjuicio que causan", afirmó Marsó en referencia a las protestas de los dirigentes rurales durante la crisis por las retenciones móviles y a la de los ambientalistas, respectivamente.

Desde la Casa Rosada, Fernández sumó su queja a la expresada por Massa contra la interrupción del paso por el puente internacional que une Gualeguaychú con Fray Bentos. "En el Gobierno nunca estuvimos de acuerdo con los cortes", afirmó el ministro de Justicia.

Por su parte, el intendente de Concordia, Gustavo Bordet, tambiéncuestionó esa forma de protesta: "Creo que el planteo de cortar el puente internacional que nos une con Salto [Uruguay] es una broma de mal gusto, producto de un fundamentalismo ambiental que en Concordia no tiene seguidores".

La única voz que apoyó las medidas de los asambleístas fue la del intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, que sostuvo que sin la lucha de los ambientalistas de Arroyo Verde "hoy habría seis pasteras sobre el río". Y agregó que "hablar solamente del corte de ruta es tener una visión mezquina y sesgada de la realidad".

A pesar del fuerte aumento en la presión política contra su protesta, los asambleístas más duros dijeron que continuarán con el bloqueo. "Seguiremos adelante con el corte de la ruta 136, y la intención (de realizar una medida similar) en Colón está muy adelantada, mientras que en Concordia se avanza en igual sentido, pese a las declaraciones de los funcionarios", dijo Jorge Fritzler, uno de los principales referentes de la asamblea de Gualeguaychú.

La posibilidad de otro corte total de la frontera desvela al gobierno nacional, que intentará por todos los medios evitar esa posibilidad. Teme por eventuales hechos de violencia con los turistas que van o vuelven de la costa de Uruguay.

En línea con el Poder Ejecutivo, el gobernador Urribarri volvió a la carga contra la protesta y aseguró que en Gualeguaychú "hay una presión cada vez mayor" para cambiar la modalidad de lucha contra Botnia, aunque aclaró que nunca fue partidario de usar la fuerza "para desalojar los piquetes".

"Hoy la sociedad de Gualeguaychú, de Entre Ríos y de la Argentina ha comprobado los tremendos costos y daños que ha producido eso que algunos llaman «el paradigma de la lucha». Yo digo que un tronco atravesado en la ruta no es ningún paradigma de nada", agregó.

Urribarri reiteró su convicción de que la asamblea de Gualeguaychú cambiará el modo de protesta: "Creo que estamos cerca de que los ciudadanos que están apostados en el lugar levanten el corte porque el acompañamiento no es el de otros momentos".

Además, se mostró confiado en que la protesta no se extenderá a otras ciudades. "Considero que no hay posibilidades para que los cortes se propaguen a Colón y Concordia. Nosotros vamos ejercer toda la acción cívica, institucional, política, estatal y vamos a impedir los bloqueos porque hay una conciencia colectiva de que el corte está agotado como metodología", dijo el gobernador.

Sin embargo, Urribarri también envió señales conciliadoras a los ambientalistas, al criticar la postura del gobierno de Tabaré Vázquez en el conflicto por las pasteras. "Uruguay violó el tratado binacional", afirmó, tras lo cual dijo que "Botnia ha producido daños irreparables" al medio ambiente de la región. Pese a ello, insistió en que esas no son razones para "combatir una acción ilegal e inconsulta de un país con otra acción ilegal como cortar una ruta".

Condena opositora

La condena a los bloqueos encontró eco también en el arco político opositor, aunque con cuestionamientos a la administración kirchnerista por haberlos fomentado en los momentos en que le convino políticamente.

"El corte nunca fue justificado desde el momento en que se decidió que la vía para solucionar el conflicto era la Corte Internacional de La Haya -opinó Ernesto Sanz, jefe del bloque de senadores radicales-. Lo que pasa es que el Gobierno tuvo una actitud ambigua porque fomentaba los cortes de los piqueteros, y no podía tener un discurso para Gualeguaychú y otro para los piqueteros de D´Elía y compañía en Buenos Aires."

El diputado Luis Galvalisi (Pro) también se manifestó "en contra de los cortes, incluso los del campo", y aseguró que la protesta contra Botnia "es una etapa superada" desde el momento en que "el propio gobernador dice que no contamina".

Para el legislador cercano a Mauricio Macri, al Gobierno "se le dio vuelta la taba, porque primero apoyó los cortes y ahora el tema se le fue de las manos, ya que no actuó cuando debió hacerlo y ahora ya no saben cómo pararlos".

El jefe del bloque de diputados de la UCR, Oscar Aguad, dijo que el de los cortes "no es el procedimiento adecuado", aunque también criticó al Gobierno porque "no es contundente para darle una respuesta" a Gualeguaychú.

"El Gobierno sabía desde el inicio que este conflicto lo perdía y estuvo engañando a los habitantes de Gualeguaychú y a los argentinos, porque nunca supo qué hacer", indicó.

Informe de Jorge Riani

El misterio de los estudios ambientales

* El Gobierno analiza en estas horas si dará a conocer los resultados del monitoreo ambiental oficial en el área de influencia de Botnia, en la margen argentina del río Uruguay. El secretario de Ambiente, Homero Bibiloni, tiene en su poder los informes que, según trascendió de fuentes oficiales, no revelarían cifras significativas de contaminación. Un sector del Gobierno considera que dar a conocer esas cifras sería un duro golpe a la protesta de los asambleístas de Entre Ríos, pero en otras áreas consideran que sería un arma de doble filo, porque perjudicará el reclamo abierto por la Argentina en la Corte de La Haya.

Comentá la nota