Crece la presión y se congela el diálogo

Crece la presión y se congela el diálogo
Las negociaciones entre el campo y el Gobierno están al borde del quiebre definitivo; ya suman más de 90 los cortes en las rutas
Mientras crece la presión de los productores en las rutas, después del primer día del nuevo paro del campo, el diálogo entre el Gobierno y la dirigencia agropecuaria quedó al borde del quiebre definitivo.

"No hay ninguna posibilidad de diálogo en estas condiciones. Sólo quieren bajar las retenciones a la soja. Está definido: el Gobierno no va a ceder", aseguró ayer a LA NACION una alta fuente oficial.

En las entidades tomaron la posición oficial como una afrenta. "Vamos a seguir pidiendo, por todos los medios, la baja de las retenciones a la soja, al maíz, al trigo y al girasol", dijo ayer un integrante de la Comisión de Enlace.

La presión se concentró en las rutas. En la primera jornada de paro, los cortes subieron de 60 a más de 90 en sólo unas horas. En muchos casos, con piquetes que impidieron el paso de camiones, que llevaban granos, frutas y hacienda en pie. Los lugares más conflictivos fueron en Leones, (Córdoba), Armstrong (Santa Fe), Paraná y Gualeguaychú (Entre Ríos).

La orden del matrimonio presidencial fue categórica: "No ceder a las extorsiones". Y mantener la confrontación. Así, las negociaciones que llevan adelante los ministros Florencio Randazzo (Interior) y Débora Giorgi (Producción) ayer entraron en "un punto muerto", según admitieron voceros del Gobierno.

"Se les cayó la careta"

La Casa Rosada no sólo anuló una eventual convocatoria para estos días, sino que puso en duda llamar al campo la próxima semana. "Hicimos todo el esfuerzo posible, pero a ellos se les cayó la careta. No tiene sentido negociar así", repetía ayer, entre sus colaboradores, un funcionario que participó de las reuniones con la Comisión de Enlace.

De todas formas, las mismas fuentes sostienen que esperarán que termine la semana de paro para decidir cómo seguir. "Vamos a ver qué hacen ellos [por la cúpula agropecuaria]", sugerían anoche en el Gobierno.

Pero son pocos los que creen que haya posibilidades ciertas de retomar las negociaciones, por lo menos en el corto plazo. El propio ex presidente Néstor Kirchner dinamita entre sus íntimos esa posibilidad. "¡Hagamos lo que hagamos, nos van a seguir enfrentando!", repite en la quinta de Olivos. Pide siempre: "¡No aflojar!".

El matrimonio presidencial, incluso, ya empezó a sugerir que podría suspender el diálogo con el campo hasta después de las elecciones. Ayer, una fuente del Gobierno insinuó ante LA NACION: "Si el campo quiere cambios con la soja, que ganen las elecciones. Y después vemos".

Los referentes de la Comisión de Enlace ayer respondieron las críticas oficiales con cuestionamientos a la política agropecuaria. Negaron que sólo pretendieran conseguir una rebaja de las retenciones a la soja.

"El reclamo es la falta de atención. Conseguimos poco en las últimas reuniones. Y lo que conseguimos todavía no se aplicó a pleno", criticó Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). "Hay problemas irresueltos con la leche, con la lana, con el algodón. La sequía agravó la situación de los productores más chicos", se quejó.

Llambías; el vicepresidente segundo de Federación Agraria, Ulises Forte, y fuentes de la Sociedad Rural confirmaron ayer que no hubo ningún contacto con el Gobierno.

Y, aunque aseguraron estar "dispuestos a retomar el diálogo" después del paro, adelantaron que insistirán en exigirle al Congreso que trate el proyecto que propone la baja de las retenciones.

Luego defendieron las medidas de fuerza del campo. Tienen planificado seguir en las rutas. "Lamentablemente, el paro es un éxito", dijo Forte a LA NACION. "Las concentraciones en las rutas se multiplican y tenemos gran apoyo de comerciantes y trabajadores de todos los pueblos del interior."

La protesta

* Hasta el viernes . El paro agropecuario consiste en la no comercialización de granos ni hacienda con destino a faena. No están incluidos los lácteos, las frutas ni las verduras. Comenzó ayer y concluye el viernes próximo.

* Casi 100 cortes . Hay más de 90 concentraciones de productores en las rutas. Se registran cortes totales en Gualeguaychú, Saladillo, Armstrong y Paraná. En la semana, las asambleas decidirán si se amplían los cortes.

Comentá la nota