Crece la polémica por la embestida del Gobierno contra los empresarios

El economista De Pablo estimó que los industriales "se animan" a cuestionar y eso refleja la "debilidad" del Gobierno; "Hubo un colapso en el clima de negocios" afirmó González Fraga; Randazzo dijo que los cuestionamientos reponden "al proceso electoral" y aseguró que no existe "ninguna animosidad" contra los hombres de negocios
Los empresarios se le animan al Gobierno porque perciben debilidad. Así lo estimaron economistas, que criticaron hoy la embestida de ayer del ex presidente Néstor Kirchner contra Techint y Edesur.

El economista Juan Carlos De Pablo sostuvo que los empresarios "se animan" cada vez más a cuestionar al Gobierno, porque, indicó, perciben "debilidad" por parte de la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Así evaluó además los últimos reclamos de las cámaras empresarias, por lo sucedido en Venezuela, donde el presidente de ese país, Hugo Chávez, nacionalizó empresas del Grupo Techint, sin que eso haya generado ningún cuestionamiento oficial en el país.

"El gremialismo empresario urbano dejó de darle el beneficio de la duda al Gobierno y salió con los tapones de punta", señaló De Pablo a radio El Mundo. Consideró que "el estilo K de «hago lo que tengo que hacer y si no te gusta, redoblo la apuesta» funcionó hasta marzo de 2008", cuando estalló el conflicto con el campo.

A partir de ese momento, y con la fuerza que cobró el sector agropecuario, especialmente con la caída de la polémica resolución 125, De Pablo destacó que "más gente se le anima" a cuestionar al Gobierno, y afirmó que "es la contrapartida de la percibida debilidad" de la gestión de Cristina.

Crisis. En tanto, el economista Javier González Fraga advirtió que "hubo un colapso en el clima de negocios", que generó que haya "un deterioro marcado" en la relación entre el Gobierno y los industriales.

En declaraciones a radio Continental, González Fraga consideró que el ataque de Kirchner "es un lamentable subproducto de la campaña electoral", y denunció que "el Gobierno distorsiona información para parecer que defiende a los pobres en contra de los empresarios".

Precisó que "se pagaron honorarios a los directores como marca la ley", y añadió que "la deuda con los obreros es en un contexto de suspensiones que están ocurriendo por la crisis internacional".

A su criterio, "hubo un colapso en el clima de negocios" y subrayó que "las empresas que antes apoyaban la política del Gobierno, ya no lo hacen".

Al respecto, indicó que "hubo un deterioro marcado por la intervención al Indec y al comercio agropecuario, la nacionalización del sistema previsional y la irrupción de directores" en las empresas donde las AFJP tenían acciones.

Sobre la decisión del Gobierno de prohibirle a Edesur el giro de dividendos, explicó que el Estado "tiene todo el derecho a través de los mecanismos de regulación de exigir el cumplimiento de las inversiones". No obstante, puntualizó que "no tiene que esperar a que haya un balance aprobado por una asamblea que pretende girar dividendos, para prohibirlo".

"¿Por qué no lo hizo en el último año? Me parece que hay algo para la tribuna. Querían el título de «el Gobierno se hace el macho con las grandes empresas», y esto genera un costo económico muy grande", alertó González Fraga.

En el marco de las elecciones

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, consideró hoy que el cuestionamiento de algunos sectores industriales contra el Gobierno "está enmarcado en el proceso electoral que vive la Argentina", y aseguró que de parte de la Casa Rosada no existe "ninguna animosidad contra los empresarios". El funcionario fue consultado por FM Milenium sobre los temores expresados por sectores industriales de que en la Argentina se produzca un proceso similar al que está llevando a cabo Venezuela con la estatización de empresas. "No tiene ningún fundamento" ese temor. Adjudicó cierto malestar de algunos industriales y las críticas de la oposición contra el Gobierno a que "lamentablemente en la Argentina todavía no se ha madurado lo suficiente como para estar discutiendo ideas, propuestas". "De ninguna manera nosotros tenemos absolutamente ninguna animosidad contra los empresarios, al contrario, nosotros creemos en un empresariado nacional que sea competitivo, que genere puestos de trabajo", subrayó.

Comentá la nota