Crece la polémica por la concesión de una playa de estacionamiento municipal ubicada en la costa

Tal como adelantó 0223.com.ar, dos particulares buscan una prórroga del permiso precario para el uso, conservación y explotación, para ser utilizado como playa de estacionamiento vehicular ubicada en Luro y la costa con el fin de continuar con las actividades que se desarrollaban desde hace varios años en ese lugar. En el marco de una nueva sesión, el Concejo Deliberante trataría este jueves el controvertido expediente.

En paralelo, desde la Defensoría del Pueblo, la Dra. Beatriz Arza y Mónica Felices recibieron una presentación por parte del Club de Pesca, en la que argumentaban la importancia de adjudicarle la concesión de ese sector a la entidad para su uso, conservación y explotación, advertencia que fue elevada al Concejo como Recomendación.

Entre los fundamentos de la iniciativa, Arza y Felices destacan que “el Club de Pesca se compromete a que un porcentaje de los ingresos por dicha playa sean destinados a dos entidades de bien público de nuestra ciudad” y destacan la presentación por parte de la institución de “un proyecto de remodelación de la playa de estacionamiento en el marco del Plan Estratégico Mar del Plata, con la posibilidad de volver a su estado original, y a su costo”.

Y puntualizan falencias ocurridas durante la gestión de los citados permisionarios particulares al señalar que les fueron requeridos los comprobantes de pago de las correspondientes rendiciones de cuentas de la explotación de la playa de estacionamiento vehicular, pero “una de ellas, sin la posibilidad del real control, por pérdida o robo de la documentación”.

“Habiendo sido citadas las integrantes de la Comisión de Salud Mental, manifiestan que aún no habrían cobrado lo que les corresponde por parte del municipio”, agregan en otro ítem.

Por ese motivo, cabe recordar, uno de los concesionarios, Norberto Stejskal, envió el pasado domingo un correo de lectores a la redacción de 0223.com.ar, texto en el que destinaba duros conceptos hacia los funcionarios de la Defensoría del Pueblo y los instaba a “requerir información fidedigna y no, manejarse tan imprudentemente, para efectuar sugerencias en beneficio de y en contra de”. Asimismo, sugería la existencia de acuerdos entre miembros del Club y de la dependencia pública, y les recriminaba las renuncias en caso de que así fuera.

Por su parte, la Defensora del Pueblo Adjunta, Mónica Felices, relató este miércoles a 0223.com.ar que tiempo atrás llegó a su área un expediente “en donde el Club de Pesca requería esa Unidad Turística Fiscal porque consideran que es la entrada natural a su espigón, y presentaron otra documentación como balances de la entidad, aunque en realidad nosotros estamos ajenos a intervenir en lo que es la vida institucional de cualquier ONG que presente algo en la Defensoría”.

En consecuencia, sostuvo que “es poco feliz que una persona nos impute de alguna manera haber trabajado imprudentemente y que diga o tenga la certeza y la duda de que alguien de nosotros pueda llegar a tener algún tipo de amistad con alguien de este Club”.

“Si el señor (por Norberto Stejskal) tiene la certeza o una duda, tendría que haberse presentado ante la Justicia, porque hablar tan livianamente de funcionarios sin saber exactamente el trabajo que se ha llevado adelante, es poco serio”. “Y en todo caso, la Defensoría no mide a quién debería defender más o menos, porque no estamos defendiendo ni discriminando a nadie, aclaró.

Además, indicó: “En ningún momento salimos en contra o a favor de nadie, solamente, tomando un requerimiento de lo que la institución está diciendo, analizado el tema y la cantidad de años que están reclamando, hicimos una recomendación, que es no vinculante, es decir, puede tomarla el HCD o no”.

“Nosotros en la recomendación hablamos de la puesta en valor de un lugar donde tiene un proyecto el Plan Estratégico de volver ese paseo a un lugar como el que había antes a costo de la entidad y no del Municipio, y teniendo en cuenta que un porcentaje de lo producido o de la ganancia vaya destinado a dos instituciones de la ciudad. Hemos hecho esta recomendación analizando toda la situación, por lo cual la mirada de decir a quién tenemos que defender y a quien no, es errónea”, añadió.

E insistió en que “cuando un ciudadano tiene la duda o tiene conocimiento de que un funcionario público tiene “amiguismos”, cualquiera sea, tiene la obligación de hacer la denuncia para que se investigue, no se puede ser imprudente”.

Desde esa perspectiva puntualizó que no se considera “imprudente porque no beneficio a nadie y no me muevo por amiguismos, y creo que he demostrado en todos estos años cuál ha sido mi accionar personal desde la Defensoría del Pueblo. Está lejos de mí hacer un favor a alguien que tiene una relación conmigo”.

En contrapartida, la funcionaria apuntó: “Muchas veces las UTF han sido pedido por distintas entidades que carecen de entrada de dinero para llevar adelante la función, y las UTF se entregaban históricamente por licitación o a instituciones. Pero este no es el caso, por lo que sería bueno que explique cómo dos particulares han tenido durante tantos años este lugar no siendo institución”.

A su vez, expresó que Stejskal “de ninguna manera puede decir que las instituciones son pantallas. No puede insultar de esta manera a ninguna de estas entidades que trabajan tan seriamente, o si realmente sabe que hay instituciones que no trabajan bien, que se presente a la Justicia y le haga un favor a la sociedad para saber quién es quién".

.

Comentá la nota