Crece la pelea por la sucesión de Fortuna

Busso, Passerini y Heredia quieren la presidencia provisoria. Dan por hecho que Schiaretti y De la Sota jugarán fuerte.
La inminente partida al Congreso de la Nación del legislador provincial y diputado electo Francisco Fortuna reavivó el debate interno en el bloque del PJ a raíz de que no son pocos los que quieren instalarse en la estratégica presidencia provisoria de la Unicameral que dejará vacante el parlamentario de Oncativo.

El cargo, que además de la virtual administración política de la Legislatura implica el tercer lugar en la línea sucesoria del mando (después del gobernador y del vicegobernador), es apetecido por, al menos, cuatro legisladores de Unión por Córdoba.

Se trata de Sergio Busso, actual presidente de la comisión de Legislación General; de Daniel Passerini, titular del bloque oficialista; de Dante Heredia, presidente de la comisión de Economía; y de Domingo Carbonetti, quien es el vicepresidente primero de la Cámara, además de titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, y miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (Jury).

Todos ellos defienden la pretensión de suceder a Fortuna, quien le dijo a este diario que dejará el cargo en los primeros días de diciembre, a raíz de que recién asumirá en Diputados el 10 de diciembre. "Ya nos informaron que en Diputados no habrá sesión preparatoria y que todos asumiremos el 10 de diciembre; por lo tanto, estaré en la Legislatura provincial hasta un par de días antes", dijo el parlamentario que hace una década maneja los hilos del Parlamento cordobés.

Negó rotundamente la versión de que estuviera analizando la posibilidad de pedir licencia en Diputados para quedarse en la Legislatura provincial, y confirmó que también partirá con él al Congreso el actual secretario de Comisiones Fredy Daniele, vecino, amigo y principal asesor de Fortuna desde muchos años atrás.

Consultado por este diario acerca de su sucesión, Fortuna se limitó a decir que, en lo formal, las nuevas autoridades de la Unicameral deben estar acordadas el tercer lunes de diciembre, cuando se realice la sesión preparatoria local. "Sobre los nombres, por ahora no hay nada definido", señaló.

Sin embargo, fuentes del bloque de Unión por Córdoba, donde conviven los que lo quieren suceder, admitieron que se renovaron los "movimientos y los contactos sutiles" de Passerini, Busso y Heredia. Carbonetti, en tanto, sabe que sus acciones están devaluadas en razón del proceso sancionatorio que atraviesa, pero, como dijo un legislador oficialista, "con ‘el Mingui’ nunca está dicha la última palabra".

Los movimientos "sutiles" de los legisladores en carrera desembocarán, posiblemente a fines de esta semana o a principio de la otra, en un abocamiento del gobernador a la cuestión.

Esquema de poder. Es que la presidencia provisoria, los cargos legislativos y los de bloque responden a un esquema de poder en el que, en esta ocasión, jugarán "muy fuerte" tanto el gobernador Schiaretti como su predecesor, José Manuel de la Sota.

El "candidato" Busso responde hoy a los designios de Schiaretti y por eso lleva las de ganar. Es que en el acuerdo político que se configuró en Unión por Córdoba luego de la pelea por la interna frustrada, el delasotismo le habría asegurado al actual gobernador un año más en el liderazgo partidario para que no tenga inconvenientes en la gestión. Pero hay otros que están más apurados por estructurar una transición hacia lo que dan como un hecho: una segura candidatura de De la Sota a la gobernación para 2011. "No hay que perder tiempo", dijo un operador oficialista que hará fuerzas para que sea Passerini quien quede en la Presidencia provisoria del cuerpo.

"Detrás de la disputa entre Busso y Passerini por el cargo están los intereses de Schiaretti y De la Sota, quienes jugarán fuerte en el tema", señaló una alta fuente legislativa.

Al schiarettismo de Busso, Passerini le opondrá su "victoria" en la caída del ex legislador juecista Miguel Ortiz Pellegrini. Mientras que Heredia peleará por el cargo mayor para ver si logra quedarse con el premio consuelo que es la jefatura del bloque.

Luego de esa definición, vendrán los reacomodamientos en las secretarías parlamentarias donde el único inamovible parece ser Guillermo Arias, secretario Legislativo desde hace varios años.

El vicegobernador Héctor Campana tratará de mantener a su ex esposa Belén Cocciolo en la Secretaría Técnica Parlamentaria y a Daniel Dib en la Secretaría Administrativa. Pero no está dicha la última palabra porque dependerá de quién suceda a Fortuna en la presidencia provisoria para ver quién se queda con la Secretaría de Comisiones, que quedará vacante con la partida del "fortunista" Fredy Daniele.

Comentá la nota