Crece el optimismo empresario de la mano de la reactivación

En general coinciden en que el 2009 cierra mejor de lo esperado y advierten ya señales de recuperación que proyectan niveles de crecimiento en 2010. En Río Cuarto, hay mejores expectativas que en la región
El con­tras­te en las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­ria­les cam­bió fuer­te­men­te en los úl­ti­mos 12 me­ses. De aquel di­ciem­bre de 2008 en que la eco­no­mía só­lo de­ja­ba ver nu­ba­rro­nes y un es­ce­na­rio car­ga­do de in­te­rro­gan­tes, a és­te, que mues­tra sig­nos cla­ros de reac­ti­va­ción y fre­no en la caí­da, co­rrie­ron me­ses de una eco­no­mía plan­cha­da, pe­ro ha­cia ade­lan­te hay un cla­ro en­tu­sias­mo de los hom­bres de ne­go­cios, quienes avi­zo­ran un co­mien­zo de 2010 aus­pi­cio­so.

Se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción Ege, la opi­nión de los em­pre­sa­rios "ha de­mos­tra­do un in­cre­men­to en la es­ta­bi­li­dad de la si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía a ni­vel ge­ne­ral, lo que in­di­ca que ha­cia el fi­nal de año la per­cep­ción que és­tos tie­nen se ase­me­ja a la que te­nían en mar­zo del 2008, cuan­do co­men­za­ba el con­flic­to en­tre el go­bier­no y el cam­po", se­ña­la.

Ade­más de man­te­ner el ni­vel de ac­ti­vi­dad, los em­pre­sa­rios con­si­de­ran que en los pró­xi­mos tres me­ses hay fuer­tes pro­ba­bi­li­da­des de que la ac­ti­vi­dad au­men­te o al me­nos no dis­mi­nu­ya (77%). Lo que sig­ni­fi­ca una fuer­te car­ga de op­ti­mis­mo en­tre las opi­nio­nes de la ciu­dad y re­gión al ter­mi­nar el año y co­men­zar el 2010.

En cuan­to a la pro­por­ción de em­pre­sas que ma­ni­fies­tan que en el cor­to pla­zo ha­brá res­tric­ción en su de­sem­pe­ño eco­nó­mi­co, "ca­be acla­rar que se con­di­ce con la car­ga de es­ta­cio­na­li­dad de los pró­xi­mos me­ses des­fa­vo­ra­ble pa­ra al­gu­nas ac­ti­vi­da­des.

En Río Cuar­to

En el ca­so par­ti­cu­lar de los em­pre­sa­rios de Río Cuar­to, la rea­li­dad ac­tual tam­bién mues­tra un im­por­tan­te com­po­nen­te de es­ta­bi­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra los pró­xi­mos me­ses son tam­bién muy po­si­ti­vas de­bi­do a que coin­ci­den con las fies­tas de fin de año y el in­cre­men­to nor­mal de con­su­mo que se pro­du­ce en ese pe­río­do. Ade­más, es­te año se su­ma un in­cen­ti­vo cla­ve a par­tir de los sub­si­dios por hi­jo y e in­cre­men­tos por úni­ca vez a ju­bi­la­dos, que fue­ron anun­cia­dos por el go­bier­no na­cio­nal y que se tra­du­ci­rán con se­gu­ri­dad en ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro cir­cu­lan­do en la ciu­dad.

En la re­gión

En­tre los em­pre­sa­rios de la re­gión, la eva­lua­ción de la si­tua­ción ac­tual tam­bién es­tá en lí­nea con lo ob­ser­va­do a ni­vel ge­ne­ral y a ni­vel lo­cal. Se di­fe­ren­cia, no obs­tan­te, por una pro­por­ción le­ve­men­te ma­yor de em­pre­sa­rios que ma­ni­fies­tan es­tar en pre­sen­cia de un me­nor ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en no­viem­bre con res­pec­to a oc­tu­bre.

Sin em­bar­go, en cuan­to a las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el cor­to pla­zo, la vi­sión em­pre­sa­rial re­gio­nal ma­ni­fies­ta una po­si­ción de mar­ca­da des­ven­ta­ja res­pec­to de la si­tua­ción lo­cal.

"Y es que el fac­tor es­ta­cio­nal y el in­cre­men­to en el flu­jo de cir­cu­lan­te no im­pac­tan tan po­si­ti­va­men­te en la re­gión co­mo lo ha­cen en la ciu­dad, que es un cen­tro co­mer­cial y de ser­vi­cios, don­de ha­lla­rán des­ti­no los fon­dos fres­cos in­gre­sa­dos al sis­te­ma mo­ne­ta­rio del sur de la pro­vin­cia", in­di­ca el es­tu­dio.

En el ma­yor ni­vel de op­ti­mis­mo en ge­ne­ral, mu­cho de ello tie­ne que ver con la sen­sa­ción de que 2009 re­sul­tó mu­cho me­nos ma­lo de lo que se creía en el mo­men­to en que se de­sa­tó la cri­sis in­ter­na­cio­nal y se pro­fun­di­zó la cri­sis in­ter­na.

Las ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas en la ciu­dad, co­mo siem­pre, van de la ma­no de lo que su­ce­de en el sec­tor co­mer­cio y ser­vi­cios, que en con­jun­to re­pre­sen­tan el 90% de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca lo­cal, mien­tras que la re­gión plan­tea una si­tua­ción ac­tual me­nos fa­vo­re­ci­da de­bi­do a su di­fe­ren­te com­po­si­ción sec­to­rial.

De es­ta me­jo­ría en las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­ria­les a ni­vel ge­ne­ral, que acu­mu­la ya tres tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos, se des­pren­de que el 2009 cul­mi­na con em­pre­sa­rios mu­cho más op­ti­mis­tas de lo que se es­pe­ra­ba a co­mien­zos del año. "Y plan­tea pa­ra el pró­xi­mo un es­ce­na­rio po­si­ti­vo co­mo pa­ra el de­sa­rro­llo de in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas, ya que si el con­tex­to con­ti­núa co­mo has­ta aho­ra, po­dría al­can­zar­se en po­cos me­ses una al­ta uti­li­za­ción de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de las em­pre­sas, con re­cu­pe­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo y ne­ce­si­da­des de am­plia­ción", ade­lan­ta la Fun­da­ción Ege.

El panorama económico que se avizora

Al in­te­rior de la ma­triz eco­nó­mi­ca re­gio­nal se ob­ser­va una fuer­te es­ta­bi­li­za­ción en to­dos los sec­to­res, con ma­yor pro­por­ción en el sec­tor cons­truc­ción. Las ex­pec­ta­ti­vas de cor­to pla­zo tam­bién son po­si­ti­vas, lo que im­pli­ca que el cie­rre del 2009 y co­mien­zo del 2010 es­ta­rán acom­pa­ña­dos por un hu­mor em­pre­sa­rial op­ti­mis­ta, que po­dría tra­du­cir­se en nue­vas in­ver­sio­nes, de­pen­dien­do de las se­ña­les que se ob­ser­ven en cuan­to a se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, pre­sión tri­bu­ta­ria y con­di­cio­nes cre­di­ti­cias.

Comentá la nota