Crece el malestar social por el tarifazo eléctrico

Mientras vecinos autoconvocados mantienen el plan de lucha en contra del aumento, las organizaciones de defensa a los usuarios se plegarán desde hoy las protestas.

Mientras cada vez suman más los vecinos movilizados en contra del descomunal incremento en el servicio de electricidad, con subas que rondan entre un 100 y un 400 por ciento, las asociaciones de defensa de los consumidores y usuarios se declararon en estado de alerta y advirtieron que resistirán el tarifazo por todas las vías posibles.

Al margen de los mecanismos de protesta social, las expectativas están centradas en el amparo colectivo presentado en la Justicia por el ombudsman nacional, Eduardo Mondino, con la intención de ponerle freno a la medida. Vale recordar que uno de los principales componentes de ese aumento está dado por la decisión de la Nación de suprimir los subsidios que venía otorgando a las generadoras, lo cual afecta directamente a quienes consumen más de 1.000 kilovatios bimestralmente. Ese sector, también es alcanzado por una medida que establece sanciones para quienes no cumplen con las pautas fijadas para el uso racional de la energía, con multas escalonadas, de acuerdo al consumo.

Por último, el tarifazo tiene un componente local, que es el pago retroactivo a mayo de 2008 (en cuotas bimestrales), del aumento del 12 por ciento autorizado a fines de ese año por el Ente Provincial Regulador de la Energía de Tucumán (EPRET), para reajustar los ingresos de la Empresa Distribuidora de Electricidad de Tucumán (EDET).

Nueva protesta de usuarios

Por cuarto día consecutivo (el fin de semana no protestaron) un grupo de usuarios de distintos barrios de la Capital y municipios cercanos protagonizó ayer una movilización por las calles céntricas, para expresar su malestar con la inusitada suba tarifaria.

Tras realizar sendas paradas en la sede de EDET, en avenida Avellaneda al 200, de la Defensoría del Pueblo, cita en calle Balcarce 64, y en las dependencias del EPRET, en calle Congreso al 900, los manifestantes se concentraron en la plaza Independencia. Allí, expresaron su rechazo al acuerdo entre el Gobierno y EDET, que posibilita a los afectados por el alza tarifaria a pagar el mismo monto de la última factura cancelada, para saldar la diferencia en dos cuotas sin intereses a 30 y 60 días. "Es una medida que no soluciona para nada nuestro problema, porque cuando venga la otra boleta seguramente llegará con el mismo monto exorbitante que esta última y, encima, tendremos que pagar parte del monto que no podamos cancelar ahora, con lo cual seguiremos endeudados", explicó uno de los vecinos.

ONG's en alerta

A los vecinos autoconvocados, que volverán a marchar, hoy se sumarán la Federación de Organizaciones No Gubernamentales de Tucumán (FONGT) y el Frente de Organizaciones para la Defensa de Consumidores y Usuarios (FODECUS), que convocaron a una protesta contra el tarifazo, a partir de las 10.00, frente a las oficinas de EDET.

Los dirigentes José García y Graciela Vázquez justificaron el plan de acción señalando que "las formas de pago anunciadas hasta la fecha no son una solución para el usuario. Por eso, estamos en búsqueda de soluciones integrales, que permitan mantener el servicio sin que los vecinos tengan que seguir resignando su poder adquisitivo".

Entre otras medidas, los referentes de las organizaciones de usuarios mencionadas reclamaron eliminar de la factura de la luz "los rubros impositivos que nada tienen que ver con el servicio en cuestión"; la puesta en vigencia de la tarifa social; la entrega inmediata de las lámparas de bajo consumo" a quienes aún no las recibieron y la disminución o eliminación "del alto porcentaje de interés que se cobra por pago fuera de término (del 5 por ciento mensual)".

Además, exigen que la lectura de los medidores de electricidad sea realizada por peritos especializados, que representen a los usuarios. Por último, sugirieron a la población que "nadie concurra a pagar la boleta de la luz hasta que tengamos una verdadera solución al problema".

Paz social en riesgo

Por su parte, el representante de la organización DUDAS ( Defensa a los Usuarios de Abastecimientos y Servicios), Raúl Giménez Lazcano, reclamó, frente al tarifazo eléctrico, que tomen cartas en el asunto, de manera inmediata, "los representantes políticos y funcionarios que tienen que ver con esta gestión".

El dirigente dijo que "ante el desequilibro económico que el costo de la luz producirá en los ajustados presupuestos familiares, tanto el Gobierno, como EPRET, la Legislatura y el Defensor del Pueblo tienen la obligación de tomar en serio el problema y cumplir su cometido".

Además, consideró necesario "que se explique claramente, y no con falsos fundamentos, cómo se calculan detalladamente los nuevos precios (del servicio), y cuál es el sustento legal concreto para ello. Seguir tratando a los consumidores como incapaces de responder a los abusos o como ignorantes que aceptarán a la larga todo lo que se les imponga puede producir consecuencias muy negativas", advirtió Giménez Lazcano.

Según el titular de DUDAS: "Incluso, se corre el riesgo que la población recurra a medidas similares a las que tomaron los ambientalistas de Gualeguaychú porque las autoridades fueron inoperantes a los reclamos populares".

Por último, recordó que esa organización "hace meses, en las audiencias públicas vino anticipando, junto con otras organizaciones de consumidores, que ocurriría esta situación y no se tomaron en cuenta estas advertencias. Los organismos y responsables institucionales deben actuar urgente para mantener la paz social", insistió.

Comentá la nota