Crece el malestar de médicos por los dichos de un Ministro

Las declaraciones del titular de la cartera de Gobierno, Edmundo Jiménez, quien había calificado de "salvaje" e "inmoral" el plan de lucha que llevan adelante los autoconvocados de la sanidad.

Cuando se trata de apagar un incendio con nafta, el resultado es tan previsible que ni siquiera hace falta mencionarlo.

En medio de un conflicto que lleva más de dos meses y a días de una nueva reunión conciliadora convocada por la Iglesia, el ministro de Gobierno Edmundo Jiménez, calificó de "salvaje" e "inmoral" a la medida de fuerza que llevan adelante los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad.

Los dichos del funcionario, uno de los interlocutores del Poder Ejecutivo en la negociación con el sector, no hicieron más que enardecer los ánimos de los profesionales, que, ahora, amenazan con endurecer el plan de lucha.

Durante el fin de semana, en diálogo con EL SIGLO, el ministro político del gobernador José Alperovich había afirmado que el paro por tiempo indefinido que llevan adelante los médicos, afectando la atención en consultorios externos y suspendiendo las cirugías programadas en los hospitales públicos, "es una medida de fuerza salvaje porque está afectando desde hace mucho tiempo a los que menos tienen".

El Ministro fue más allá en su crítica a la lucha de los médicos al recordar que "cuando el cardenal Jorge Bergoglio dice, con justa razón, que es inmoral la pobreza, también se refiere a situaciones como esta, en la que se está presionando con la situación los pobres en defensa de intereses individuales. Eso es lo que están haciendo los autoconvocados, en una actitud de utilizar a los más humildes para presionar al Gobierno en defensa de intereses sectoriales, lo que también es inmoral", había sentenciado.

"Echan leña al fuego"

Como era de esperarse, la réplica de los "rebeldes" de la sanidad no se hizo esperar.

"Este tipo de declaraciones, donde el Gobierno echa leña al fuego, no ayudan a destrabar el conflicto y no nos predispone a llegar con una postura conciliadora a la reunión con el Arzobispo el próximo jueves", advirtió Rubén Segovia, delegado del hospital Centro de Salud.

El referente de los autoconvocados recordó que "mientras el Gobierno critica, los médicos a los que descalifica tratándolos, de salvajes e inmorales, seguimos salvando vidas todos los días en los hospitales".

Segovia, advirtió que "esto no da para más" y consideró que "hay que tomar medidas más duras, porque evidentemente este Gobierno no dará brazo a torcer bajo las actuales circunstancias". A propósito, adelantó que en la próxima asamblea con los delegados de todos los hospitales, propondrá endurecer el plan de lucha. "Habría que cerrar las guardias durante algunas horas por día ó hacer como se hizo en Francia, que cerró las guardias durante 24 horas y un día después todos los médicos presentaron su renuncia, dejando en situación de colapso al sistema de salud público", puntualizó.

Además, el galeno recordó que "el ministro Jiménez no fue elegido por el pueblo, por lo que él único que debe responder ante esta situación es el gobernador Alperovich. Sus funcionarios no representan a nadie y, por lo visto, no están en condiciones de resolver este conflicto", sentenció.

Segovia sostuvo que "este gobierno quiere hablar de ética, conducta y moralidad, cuando habría que preguntarse si sus integrantes están libres de pecados para tirar la primera piedra. Le dimos años de nuestra vida, sobre todo los de más antigüedad, trabajando gratis hasta que nos designaron en el Estado, por lo que no merecemos este trato y estas descalificaciones. Nos acusan de inmorales y nos sacan dinero del bolsillo y así pretenden que levantemos el paro", concluyó.

"Inmoral es repartir bolsones"

A su turno, Estela Di Cola, otra de las principales referentes de los autoconvocados, le respondió al Ministro de Gobierno señalando que "inmoral es repartir bolsones o arriar a la gente como ganado para conseguir un voto. Salvaje es el que descalifica y no escucha, el que chicanea y no dialoga", añadió.

La profesional del Hospital de Niños opinó que "al Gobierno le molesta que los trabajadores de la salud estén mostrando a la sociedad cuál es la verdadera manera de hacer política, con un reclamo firme, digno y honesto. No nos pueden comprar ni arreglar, entonces nos atacan. No pueden hacer prebenda con nosotros y eso los pone nerviosos", asestó.

Di Cola confirmó que "el paro seguirá por tiempo indefinido y el miércoles habrá una nueva marcha blanca a la plaza Independencia. Vamos a ir el jueves a la reunión con el arzobispo Luis Villalba, y esperamos que el Gobierno esté presente con otra actitud", agregó.

La vocera de los autoconvocados también cuestionó las amenazas del Gobierno sobre la posibilidad de no renovar el contrato con los médicos y trabajadores de la sanidad que trabajan como temporarios y monotributistas. "Son tan pequeños como políticos que están más preocupados por el apriete y la chicana y nos terminan dando la razón cuando hablan de no titularizar a los que tienen en la miserable esclavitud como monotributistas y contratados. Ellos ahora dicen a qué esclavo liberan y a cuál mantienen cautivo", lanzó.

Tras afirmar que el sector no es motivado "por razones políticas" ni tiene la intención de "bajar al Gobierno", Di Cola reafirmó que "lo único que se busca sueldos dignos y estabilidad laboral. Vamos a seguir adelante con la lucha, porque preferimos morir de pie que vivir arrodillados", sentenció.

Piden explicaciones

Por su parte, Jorge Ramacciotti, del hospital Padilla, aseguró que, pese a las denuncias del Gobierno, los médicos están "haciendo un esfuerzo sobrehumano para que la población no quede desprotegida en medio de esta crisis sanitaria".

El médico reclamó a las autoridades provinciales "que den explicaciones sobre dónde esta el multimillonario presupuesto de la Salud, porque llegaron fondos de España de la Nación y de Minera Alumbrera para el sector y nadie sabe dónde fueron a parar. Esa es una gran inmoralidad", sentenció.

Ramacciotti aseveró que "la otra gran inmoralidad de este Gobierno es el hecho de que ya está nuevamente en boca de todo el mundo el flagelo de la desnutrición y la mortalidad infantil en Tucumán".

El profesional dijo que "el Gobierno es el único que tiene de rehenes a los humildes. Nosotros no compramos votos con bolsones ni dejamos que se nos pudra la polenta en galpones porque la acopiamos para repartirla en tiempo de elecciones. Tanto que hablan de usar a los humildes, son ellos los que fomentan el voto bolsón ¿Con esto, quiénes son inmorales el Gobierno o los autoconvocados?", se preguntó Ramaccioti, para terminar.

Comentá la nota