Crece el interés por otra conexión física con Paraná

Por indicación del gobierno entrerriano ya están en marcha los estudios de prefactibilidad. Coincidencias entre Paraná y la capital provincial sobre la necesidad de concretarlo. La Bolsa de Comercio organiza una jornada público-privada para hacer aportes.
Días atrás, en oportunidad de la presencia de Cristina Fernández de Kirchner en Paraná, el gobernador Sergio Urribarri, saliéndose del libreto, le solicitó a la presidenta la construcción de un nuevo puente ferrovial entre Paraná y la provincia de Santa Fe. La mandataria no respondió en ese momento; es decir no hubo promesa alguna.

Sin embargo, días después, el Poder Ejecutivo entrerriano creó por decreto una Unidad Ejecutora para el estudio de prefactibilidad de una nueva conexión física entre ambas capitales. A este grupo de estudio se lo ubicó en las instalaciones del túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis y está a cargo del Ing. Francisco Leiva.

Los argumentos que defienden la necesidad de una conexión complementaria del túnel entre Paraná y Santa Fe son profundos. Hacen al desarrollo geopolítico de la región metropolitana comprendida por los aglomerados Gran Paraná y Gran Santa Fe, que debe proyectar la infraestructura necesaria para asumir los futuros flujos de cargas. Este tránsito, en forma creciente, es aportado por el intercambio entre el noreste argentino y Brasil que buscan destino tanto en las zonas central y cordillerana del país como en Buenos Aires, y viceversa.

La estimación del costo mínimo de un puente ferrovial está en el orden de los 1.000 millones de pesos, pero contando la construcción de las cabeceras y de las rutas de acceso, el valor trepa fácilmente a los 1.500 millones de pesos. Este tipo de emprendimiento requiere necesariamente de un financiamiento externo y del aporte de la Nación, porque resulta imposible de concreción sólo por parte de las provincias. Además, el puente sería ruta nacional y un corredor internacional.

Comentá la nota