Crece el interés boliviano en los inmuebles salteños y jujeños

En su mayoría, los interesados son empresarios agrícolas y ganaderos de Santa Cruz de la Sierra y Tarija.
Si bien el ingreso de bolivianos a la Argentina es un hecho cotidiano desde hace años, en los últimos meses el tránsito de los vecinos hacia Salta y Jujuy se incrementó de una manera llamativa. A bordo de impecables camionetas doble tracción o de autos importados, los empresarios -en su mayoría procedentes de Santa Cruz de la Sierra y de Tarija-"hacen cola" en el control migratorio y aduanero de Salvador Mazza- Pocitos.

Cada ocupante de los vehículos puede traer hasta 10.000 dólares, monto máximo permitido por las autoridades argentinas a los extranjeros que ingresan bajo el régimen de turistas. Pero la legislación no prohíbe la entrada de cinco o seis miembros de una misma familia, cada uno con ese monto de dinero. Es decir, que de una sola vez pueden ingresar 50 o 60.000 dólares. Por su condición de turistas pueden, asimismo, entrar al país las veces que quieran porque no hay restricciones en ese aspecto; de modo que en un par de viajes realizados en la misma semana, los ciudadanos extranjeros pueden traer dinero suficiente para adquirir inmuebles del más variado valor.

El comandante Guillermo Martens, jefe del Escuadrón 54 de la Gendarmería Nacional confirmó que "el aumento de vehículos cuyos propietarios son empresarios bolivianos se observa desde hace algunos meses; son en su mayoría cruceños pero desconocemos los motivos que tienen para venir a la Argentina, sobre todo a Salta y Jujuy". Pero agregó: "Efectivamente, cada ocupante de cada rodado porta la suma de dinero máxima permitida y en ocasiones comentan extraoficialmente que pasan para señar algún inmueble".

"Puede ser ", respondió escuetamente Martens al ser consultado sobre si no le resulta curioso que ingresen tanto dinero. "Lo que hace la Gendarmería Nacional es ejercer el control que establecen las leyes vigentes en materia de migración; no podemos hacer especulaciones ni otro tipo de lectura", consideró. Martens aclaró, sin embargo, que "son empresarios, no es gente que desarrolle actividades al margen de la ley; quizás algunos habrá, pero ese es otro tema".

En las principales inmobiliarias de la Capital salteña descartaron que los negocios inmobiliarios con bolivianos se hayan incrementado en los últimos meses. "Ellos siempre compraron acá, por lo que no nos llama la atención que lo sigan haciendo", se limitó a decir el propietario de uno de esos comercios.

Entrecruzamiento de datos

Marcelo Salazar, a cargo interinamente de la Administración de Aduanas de Salvador Mazza, explicó que según los acuerdos binacionales vigentes, los ciudadanos tanto argentinos como bolivianos pueden ingresar o salir del país bajo varios regímenes: tráfico vecinal fronterizo para quienes viven en zona de frontera o régimen de equipaje o turistas. El máximo de dinero que pueden llevar ya sean argentinos o bolivianos que van o que vuelven es 10.000 dólares porque se entiende que con ese monto pueden permanecer los tres meses máximos que establece el régimen de turistas.

"Lo que hace este organismo es constatar que al realizarse el ingreso físico del dinero no supere la suma estipulada y se elaboran los respectivos formularios. Pero si dentro del país adquieren bienes registrables como pueden ser inmuebles o vehículos es la Dirección General Impositiva la que toma intervención; de todos modos hay un entrecruzamiento de datos permanentes y una comunicación fluida entre Aduana y AFIP- DGI", señaló Salazar.

Una fuente que presta servicios en el puente internacional Salvador Mazza aseguró que "los empresarios cruceños y de otros estados bolivianos están llegando a la Argentina a comprar inmuebles y prefieren adquirir esos bienes en una zona que les quede relativamente cerca: en las capitales de Salta y Jujuy y fincas en las zonas de Monterrico, Yuto y en la zona de Colonia Santa Rosa", siempre según el informante, "ellos dicen que la inseguridad jurídica que tiene Bolivia los obliga a vender sus establecimientos por mucho menos valor del que tenían años antes, para salvar su capital".

Comentá la nota