Crece el ingenio político para conseguir recursos

Crece el ingenio político para conseguir recursos
La oposición busca recibir aportes por celular, Internet o débito
Un mensaje de celular, un clic del mouse de la computadora o un sencillo trámite bancario: cualquiera de esas herramientas bastará para que los votantes puedan donar plata a la campaña de la oposición.

Con los costos publicitarios un 30 por ciento más caros que en la última campaña y un kirchnerismo provisto de recursos financieros enormes, las flamantes coaliciones que encabezan Elisa Carrió y Mauricio Macri decidieron recurrir a las nuevas tecnologías, la bancarización y, sobre todo, al ingenio para empezar a recaudar fondos cuanto antes.

Cerca de la jefa de la Coalición Cívica (CC) optaron por importar una idea que funcionó muy bien en la última campaña norteamericana: usarán el sistema que popularizó Barack Obama de pequeñas donaciones a través del teléfono celular o Internet. Más tradicionales, en Pro pedirán a los funcionarios de la ciudad y a los simpatizantes del macrismo que autoricen en su banco un débito automático mensual (como si fuera el pago de un servicio) que irá directo a la cuenta del partido.

"Desde el celular, hay que mandar un mensaje de texto con la palabra «futuro» al 50150 y así se ingresa en el sistema de donaciones de la CC", explicó a LA NACION el diputado Fernando Sánchez, responsable financiero de las campañas de Carrió desde 2003. La otra opción es entrar en la página www.coalicioncivica.org.ar y clickear el banner que dice "Política de cuentas claras".

Por cualquiera de los dos caminos, se ingresa en el sistema, que pide nombre, apellido y número de teléfono del donante, y le ofrece opciones: aportar $ 10, 20, 50, 100 o 500, durante tres meses, seis, doce, o por única vez.

Después, el ciudadano puede elegir entre pagar con tarjeta de crédito (debe dar sus datos y su clave, igual que en una compra on line) o pedir que un voluntario lo llame por teléfono para que le cuente más detalles o le pase los datos de la cuenta bancaria de la CC y depositar ahí el dinero.

"Hace rato que veníamos buscando alternativas tecnológicas porque creemos que es la mejor forma de que el elector pueda participar no sólo con el voto, sino también financiando la campaña de su candidato", opinó Sánchez.

El lema, que ya figura en Internet, es "un pequeño aporte hace un gran cambio", y apunta a conseguir miles de pequeños aportes. Carrió ya había hecho un intento similar con una línea 0600 en la campaña de 2003, pero la Justicia no le permitió volver a usarla (ver aparte) y, desde entonces, busca una tecnología para reemplazar ese mecanismo.

Aunque todavía no lo promocionaron, el sistema ya funciona. La idea fue probarlo primero entre conocidos, y superados algunos problemas técnicos iniciales, el mes que viene harán una masiva campaña de difusión para que empiecen a llegar las donaciones.

Pro, distinto

En Pro, en cambio, apostarán a la bancarización. También desde marzo los macristas (funcionarios, militantes o simples simpatizantes) podrán presentar en el banco un formulario de autorización de débito automático. Es el mismo papel que se usa para pedir el débito automático de cualquier importe o servicio, pero, en este caso, el dinero irá directamente a la cuenta de Pro.

Hasta el momento analizan montos que oscilen entre los $ 50 y los 200 mensuales, y el donante podrá dar de baja el sistema cuando quiera.

"Por ahora vamos a usar este mecanismo para el sostenimiento del partido y, más adelante, iremos pidiendo aportes especiales para la campaña, respetando las exigencias de la ley", contó José Torello, presidente y apoderado de Pro.

También explicó que, a falta de fondos, ya diseñaron varias estrategias de ahorro. La primera será conseguir fiscales voluntarios, que no cobren por su trabajo el día de la elección. La otra, buscar simpatizantes que les lleven a las escuelas las 7000 viandas que habrá que repartir ese día.

Comentá la nota