Crece la incertidumbre por el futuro de los puestos laborales en las electrónicas

Principalmente se teme por lo que pueda suceder con los contratos que vencen en diciembre. Ya hay fábricas que han anunciado medidas para evitar mayores efectos por la crisis financiera internacional. Suspensiones, licencias compulsivas y adelanto de vacaciones, son algunas. El secretario general de la UOM, Oscar Martínez, admitió que el panorama es incierto en la totalidad de las empresas, no obstante destacó que «desde la organización estamos trabajando para lograr acuerdos con el sector patronal».
Suspensiones, licencias compulsivas y adelanto de vacaciones, son algunas de las medidas que se están comenzando a dar a luz desde las diferentes plantas fabriles en la provincia, principalmente en ésta ciudad, como consecuencia de una caída de la producción que se estaría agravando con el correr de los meses por los efectos que pueda provocar el crac financiero a nivel mundial.

Un claro ejemplo del cuadro de situación es lo que ocurre en FAMAR que decidió suspender a cien operarios, además en FAPESA se anunció la caída de contratos sin confirmación sobre su eventual renovación; en Mirgor decidieron licenciar durante todo diciembre al personal, mientras que en el caso de BGH e Interclima la situación está dentro de la generalidad de incertidumbre.

En tanto, en JVC, la situación es sumamente complicada ya que los efectos de la crisis financiera internacional no hicieron más que perjudicar aún más el rojo en que se encuentra la firma desde hace meses y corre serio riesgo su continuidad.

Con esto, la situación en las fábricas parece agravarse con el paso de los días y mantiene en una profunda incertidumbre a los casi 5 mil operarios que pertenecen al sector electrónico en toda la provincia, pero que en Río Grande da trabajo a algo más de 4 mil personas.

El secretario general de la UOM, Oscar Martínez, admitió que el panorama es incierto en la totalidad de las empresas, no obstante destacó que «desde la organización estamos trabajando para lograr acuerdos con el sector patronal».

«Esta realidad nos ha afectado sobremanera y aún así seguimos discutiendo y siendo optimistas pero, lamentablemente es una situación en la que habrá que ser cuidadosos», dijo.

Martínez culpó de esta situación a las tardías definiciones a nivel nacional en cuanto a lo referido a los puestos laborales, aunque aclaró que «desde la organización estamos trabajando arduamente para poder evitar situaciones».

«Esperemos que los sectores con decisiones se involucren como el Gobierno provincial y nacional y que las medidas que se toman tengan el efecto deseado de proteger a las fuentes laborales», remarcó Martínez.

Cabe recordar que en el último congreso de delegados de la UOM, el gremio se declaró en «sesión permanente» y ratificó todos los puntos del reclamo que están llevando a cabo, entre ellos, la exigencia por la estabilidad laboral en el sector.

«En el caso particular de las vacaciones algunas empresas aprovecharon la situación y dieron las vacaciones 45 días antes y en la mayoría de los casos estaba para diciembre o enero», criticó Martínez, quien aclaró que «la suspensión no genera pérdida de derechos en los trabajadores, aunque sí incertidumbre en los trabajadores».

Desde AFARTE observan como posibles perspectivas positivas la corrección de los impuestos internos o la reducción de la tasa de inspección que hoy está al 2% y que antes era del 0,5%. O bien medidas de salvaguardas.

Comentá la nota