Crece fuerte el consumo de droga entre los secundarios

Los estudiantes secundarios de los Estados Unidos están entre los que más fuman marihuana en el mundo. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en la Argentina, donde el consumo de drogas en general y de cannabis en particular creció en los últimos años, los jóvenes de ese país -en una tendencia que se repite en otros países del Primer Mundo- consumieron menos o estabilizaron su consumo. Esto surge del Informe Mundial sobre Drogas 2009 que ayer fue presentado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).
Concretamente el consumo de marihuana entre los estudiantes secundarios de nuestro país saltó de un 3% anual en 2001 a un 8,1% en 2007, según datos publicados por el informe de ONU basados en la Tercera Encuesta Nacional a Estudiantes de Enseñanza Media realizado por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR). Mientras que en los Estados Unidos, entre 1998 y 2008, el consumo de cannabis entre los estudiantes de la escuela media cayó un 21%, aunque se mantiene en una cifra muy superior a la Argentina: poco más de un 25% lo consume.

En caso de la cocaína, el uso entre estudiantes argentinos pasó del 1% en 2001 al 2,7% en 2007. En cuanto a las drogas con base de anfetaminas, que en el mercado está básicamente dado por el éxtasis, la suba fue del 0,2 %l 2,2 %.

"Hoy los jóvenes de nuestro país consumen más drogas porque en los tiempos que corren está operando cierta cuestión asociada al aislamiento, al fin de los grandes ideales y a la función paterna. Los adolescentes creen que a través de la computadora (el chat) y de las drogas comparten cosas con los otros cuando en realidad, se aislan más. A través del consumo de drogas hay una transgresión, pero detrás de esa transgresión el eje es la desconexión social", explicó la médica y doctora en psicología, Deborah Fleischer, directora desde hace más de quince años de una investigación de UBACYT sobre las adicciones y las compulsiones.

Otro estudio realizado por Naciones Unidas y la OEA en 2006 revela que el consumo de marihuana entre los estudiantes secundarios de la Argentina ocupa el cuarto lugar respecto del resto de los jóvenes sudamericanos. El país de mayor consumo de cannabis entre los jóvenes es Chile. Siguen Uruguay y Colombia.

"En América del Sur se notó un aumento general en términos de uso de éxtasis entre estudiantes de la escuela secundaria. En Argentina, la tasa de prevalencia anual subió del 0,2% a un 2,2% y en Chile de 1,1 por ciento a 1,5 por ciento", dice el informe.

La misma encuesta de ONUDD/OEA revela que la población comprendida entre los 12 y los 65 años también aumentó su consumo de cocaína de 1999 a 2007. Así mientras en 1999, la consumían el 1,9% por ciento, en el período 2006-2007 saltó a 2,6 por ciento.

En cuanto al consumo anual de pasta base de cocaína, el informe dice que Chile es el país del Cono Sur donde más se consume (0,62%). Le sigue la Argentina con un 0,54 por ciento de consumo anual de pasta base en la población de 12 a 65 años.

"El informe integral de la ONU que por primera vez cubre todos los aspectos de la droga sostiene que debe priorizarse la prevención y el tratamiento y no la represión en el consumo de sustancias ilegales", advirtió la fiscal criminal Mónica Cuñarro, coordinadora del Comité Científico Asesor en Drogas del Ministerio de Justicia de la Nación. La comisión promueve el proyecto oficial de despenalización de la tenencia para consumo personal.

Pese a los índices de la ONU, los especialistas no siempre coinciden en que hubo un aumento en el consumo de drogas. "Los datos de la Encuesta Nacional sobre Prevalencias de Consumo de Sustancias Psicoactivas 2008, publicadas por el INDEC, indican que en nuestro país, están estabilizados los consumos, tanto de cocaína como de marihuana", señaló el jefe del servicio de toxicología del Hospital Fernández, Carlos Damin, titular de la primera cátedra de toxicología de la Facultad de Medicina de la UBA.

Más allá de las cifras, según Damin, "el problema entre los jóvenes de Argentina no son las drogas ilegales sino las legales como el alcohol, o el alcohol asociado a medicamentos".

Comentá la nota