Crece el escándalo en la Dirección de Escuelas

El accionar de un grupo de funcionarios de la dirección general de Cultura y Educación bonaerense está en la mira, dado que habrían cometido diversas irregularidades administrativas con motivaciones políticas. Hasta el propio gobernador Daniel Scioli, y la plana mayor de su gabinete, se habría interiorizado de los presuntos desmanejos de estos funcionarios.
Concretamente, las miradas están centradas en el secretario administrativo de la cartera de Educación, Gustavo Corradini. El mismo, también está en la mira debido a que también se lo vincula con la "mafia" de los guardapolvos en los años 90.También existen versiones que dan cuenta de que habría utilizado las instalaciones y los recursos humanos de la cartera educativa para apoyar la campaña de un candidato a intendente, que compitió en las últimas elecciones en la capital bonaerense.

"Las caravanas que se hicieron durante la campaña se utilizaron autos oficiales. Incluso se usó el área donde se imprimen los boletines escolares, con fines políticos, para imprimir afiches de campaña", aseguraron a Hoy empleados de Escuelas, que se mostraron visiblemente indignados con la situación.

Los desmanejos habrían llegado a oídos del propio Daniel Scioli y de su jefe de gabinete, Alberto Pérez, que se habrían mostrado muy molestos por la situación y habrían exigido cambios inmediatos en la cartera.

Ante el llamado de Hoy, desde la Dirección General de Escuelas, no dieron explicaciones oficiales acerca de los acuerdos sospechosos, que Gustavo Corradini habría tejido con la agrupación sindical 11 de Septiembre, que forma parte de UPCN, para el reparto discrecional de cargos jerárquicos y horas extras entre personal de esa cartera, que no tendrían trayectoria ni capacidad para ocupar esos lugares.

Comentá la nota