Crece el endeudamiento de las provincias para afrontar gastos

Buenos Aires necesita $ 2000 millones ya para pagar sueldos; Neuquén y Río Negro, complicadas
Varias provincias siguen endeudándose para cumplir promesas de obra pública, pagar salarios y financiar deudas, en un contexto de creciente déficit fiscal que también derivó en mayor presión impositiva sobre los contribuyentes. Sin embargo, el rojo de las cuentas tendría un alivio el año próximo, según algunos analistas, por el crecimiento económico que derivará en mayor recaudación local y más fondos de coparticipación federal y del fondo sojero (ver aparte).

El caso más preocupante es la provincia de Buenos Aires, que ya se prepara para intentar conseguir, antes de fines de año, unos 2000 millones de pesos que le faltan para pagar los sueldos de diciembre y el aguinaldo para sus más de 400.000 agentes estatales.

Sólo se espera la publicación en el Boletín Oficial de la suspensión de la ley de responsabilidad fiscal, para avanzar con un mecanismo de préstamo sindicado de parte de bancos por $ 900 millones. Se trata de una suerte de crédito derivado de un acuerdo entre entidades financieras para prestar a la provincia conforme a reglas normales de deuda. Según el gobierno de Daniel Scioli, por lo menos tres bancos adelantaron su participación.

Simultáneamente, se trabaja en la colocación de un bono en el mercado local para completar el resto de los fondos necesarios sin recurrir a aportes del gobierno nacional. La provincia fue autorizada por el presupuesto 2010, aprobado en la Legislatura bonaerense, a endeudarse por $ 10.700 millones.

Neuquén y Río Negro viven situaciones análogas. Ayer, el gobernador Jorge Sapag, del Movimiento Popular Neuquino, presentó un proyecto de ley para emitir bonos por 200 millones de dólares. Con esos recursos, se rescatarán bonos por US$ 186 millones que el ex gobernador Jorge Sobisch había colocado en el mercado para obra pública.

Neuquén, en tanto, tendrá este año un déficit de 300 millones de pesos y echó mano de recursos extraordinarios que ingresaron por la prórroga de contratos petroleros para pagar deuda con proveedores. Esta semana, la Legislatura aprobó una reforma impositiva que sube la alícuota de Ingresos Brutos para algunas actividades e incorpora nuevos contribuyentes. Con la medida, el gobierno espera mejorar los ingresos en $ 250 millones.

Río Negro tiene un escenario parecido. Anteanoche, la Legislatura aprobó un proyecto avalado por el gobernador, Miguel Saiz, para acceder a créditos bancarios y buscar la refinanciación de sus pasivos con el Estado nacional. La provincia tramita un préstamo de $ 200 millones con un conjunto de bancos que encabeza el Patagonia. Otro artículo autoriza a renegociar las deudas que tiene con la Nación (el 91% de su pasivo).

En Chubut, en tanto, el reclamo de la provincia por la merma en el envío de fondos para obra pública desde la Nación -la deuda acumulada en 6 meses alcanza a los $ 300 millones-, se extendió esta semana a la Legislatura provincial. Con la firma del gobernador, Mario das Neves, ingresó un proyecto que pide autorización para endeudarse en casi $ 500 millones con la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para continuar con la ejecución de las viviendas del programa federal 2009. La iniciativa pone como garantía los futuros ingresos por coparticipación federal.

La medida, inédita para la actual administración, persigue un objetivo: sostener la obra pública y el empleo en la provincia, jaqueada por la merma en los fondos en la segunda mitad del año, cuando Das Neves tensó la relación con Néstor Kirchner.

En Mendoza, la situación financiera es un dolor de cabeza para el gobernador, Celso Jaque, que encomendó a los legisladores del peronismo una negociación con la oposición para que aprobara un endeudamiento de hasta $ 520 millones. Apenas consiguió apoyo en el Senado para que el tope sea de $ 380 millones y ahora el permiso deberá ser tratado por la Cámara de Diputados. El gobierno asegura que las cuentas en rojo no impedirán cumplir con el pago de los sueldos de empleados públicos, pero ya se retrasaron compromisos con proveedores de los hospitales públicos, con los que se acumuló una deuda de $ 70 millones. Obras viales e hidráulicas financiadas con fondos nacionales no avanzaron al ritmo proyectado por retrasos en los envíos.

En Córdoba, en diciembre, el gobernador Juan Schiaretti deberá desembolsar casi $ 850 millones para afrontar los sueldos y el aguinaldo. La cifra se vio engrosada por los $ 350 que acaba de otorgar, por única vez, a los estatales. Una de las fuentes para encarar tales desafíos es la deuda que mantiene la Nación, hasta hoy de 373,9 millones de pesos y que la semana que viene superará los 500 millones.

Tierra del Fuego está peor. Desde que asumió la gobernadora Fabiana Ríos, los pagos a estatales se hicieron en forma escalonada y la situación no ha cambiado. La provincia tiene deuda acumulada con la Caja de Previsión provincial y la obra social estatal, y ya se hablan de negociar el PAF 2010. Fuentes fueguinas consideran que el déficit provincial pivotea entre los 30 millones y 50 millones anuales. La obra pública esta parada en la provincia.

Santa Fe tiene una diferencia de 1800 millones entre recursos y gastos. El gobernador Hermes Binner ha intentado hasta ahora, sin éxito, que el Senado apruebe una reforma fiscal que incluye, por ejemplo, una sexta cuota en el impuesto automotor para el año próximo o la extensión del de ingresos brutos. El paquete provocó un fuerte rechazo en la federación industrial local.

En Santa Cruz, en los últimos días se conoció que, en el transcurso del año, la provincia ya vendió 85 millones de dólares de los fondos extraordinarios repatriados que tiene en el Banco Nación. Convertidos en pesos, los ingresó en el presupuesto provincial.

Para 2010, ya se presentó un presupuesto de 6069 millones de pesos que, en palabras del ministro de Economía, Diego Robles, es "austero y manifiesta una restricción del gasto público en determinadas partidas con un déficit de poco menos de 750 millones de pesos". El ministro indicó que, para hacer frente a este déficit, se utilizarían fideicomisos, fondos fiduciarios y fuentes financieras.

Comentá la nota