Crece el desencanto entre los progresistas del kirchnerismo

Son dirigentes que se sienten decepcionados porque el ex presidente se volcó al PJ
Oscar Parrilli hablaba una y otra vez de rearmar el "espacio progresista", de relanzar "el espíritu movimientista", de escuchar el mensaje de Néstor Kirchner en el acto que harán en La Plata. El secretario general de la Presidencia, sin embargo, escuchó más reproches que aplausos. Varias veces repicó una frase del otro lado del teléfono: "Un discurso no soluciona las cosas. Queremos que haya un debate en serio".

Los líderes de la centroizquierda kirchnerista están alarmados. Incómodos con resoluciones clave -como la aprobación del blanqueo de capitales o la decisión de que la ortodoxia del PJ sostenga al Gobierno-, sienten que el imaginario progresista oficial corre peligro. Y pretenden que el kirchnerismo "rediscuta ya su agenda política".

Así recibirán el martes el intento de contención de Kirchner en el Teatro Argentino: con el reclamo de cambios para no quedar, definitivamente, a un paso del éxodo. "Hay que volver a las bases", ya había pedido la ministra de Salud, Graciela Ocaña. "Tenemos una enorme preocupación por el sujeto político que sostiene al Gobierno, el PJ", alerta ahora Eduardo Sigal, líder del Frente Grande y funcionario en la Cancillería. "El pragmatismo de Kirchner generó hastío en la sociedad", cuestiona Miguel Bonasso, tan desencantado que ya no se siente kirchnerista.

Hay decisiones de gestión que preocupan a muchos. Suelen señalarlas en la intimidad. El veto a la ley de glaciares, la intervención del Indec y el blanqueo de capitales son sólo las más nombradas. Algunos también piden revisar la acotada reserva en la toma de decisiones. Pero la mayoría cree que el principal problema es otro: el fortalecimiento de la ortodoxia peronista.

Debate se busca

"Queremos debatir. Hay que plantear límites. Nosotros, por ejemplo, con Aldo Rico, no podemos estar. Y si no nos contienen tenemos derecho a crecer: vamos a armar listas propias", alertó Sigal.

Temerosos del viraje, otros dirigentes piensan incluso en armar un frente progresista por fuera del Gobierno, bajo el ala de una nueva fuerza. Esos referentes forman parte de un grupo amplio, que incluye a figuras variadas: desde Sigal hasta el ex ministro de Economía Miguel Peirano, pasando por la legisladora porteña Gabriela Cerrutti; el intendente de Córdoba, Daniel Giacomino, y el jefe comunal de San Martín, Ricardo Ivoskus. Ocaña, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández y la ministra de Defensa, Nilda Garré (afiliada al Frente Grande), también mantienen relación con ese grupo. Hace un mes intensificaron el debate, pensando en 2009. La mayoría de ellos estará en La Plata escuchando a Kirchner.

El que no va a estar va a ser Bonasso. El Gobierno no lo invitó. "Tampoco hubiera ido. Kirchner nunca tuvo voluntad frentista", cuestiona. El diputado critica al Gobierno por no tener "un modelo de desarrollo" y a Kirchner por "su pragmatismo", por no aceptar el pensamiento crítico: "Se fue encerrando en su propia opinión".

La relación terminó de quebrarse cuando la Presidenta vetó la ley de glaciares. Bonasso, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, insistirá: ya presentó un proyecto idéntico para que sea tratado en 2009.

Su colega Vilma Ibarra repite esas críticas. "Es preocupante el retroceso en la construcción plural y la pérdida de contacto con la sociedad", dice la diputada que supo ser kirchnerista y que hoy conforma un bloque autónomo con Ariel Basteiro, Victoria Donda y Cecilia Merchán. Las dos últimas integran Libres del Sur, el grupo piquetero que se fue dando un portazo del Gobierno por recostarse en el PJ y apoyar a Rico.

Rico ya se transformó en un símbolo controversial. Mientras los organismos de Derechos Humanos lo criticaban (incluso los kirchneristas), el ex piquetero Luis D´Elía lo defendió con una frase de Perón. "Los ladrillos también se hacen con bosta." Bonasso ayer completó el concepto: "Es cierto lo de los ladrillos. Pero el rancho después termina con olor a mierda".

También Cerrutti habló de Rico para pedir más debate: "La cuestión de fondo es el proyecto. Por ejemplo, si profundizamos la política de Derechos Humanos, Rico no puede estar".

Disgustos así se oirán el martes en La Plata. Y algunos quieren respuestas: "Planteamos debate. Esperamos que la respuesta no sean sólo discursos".

Los que ya se decidieron

VILMA IBARRA

Diputada Nacional

Llegó al Congreso de la mano de Néstor Kirchner. Hoy lo acusa de abandonar los espacios plurales y de "perder contacto con la sociedad". Se opuso al blanqueo de capitales impulsado por el gobierno nacional.

MIGUEL BONASSO

Diputado Nacional

Cada vez más crítico del matrimonio presidencial, el legislador terminó de alejarse con el veto de Cristina Kirchner a la ley de glaciares. "Me siento defraudado por los Kirchner", sostiene.

VICTORIA DONDA

Diputada Nacional

Forma parte de Libres del Sur, la organización social que decidió irse del Gobierno. Critica la "pejotización" del kirchnerismo y el apoyo a los históricos "barones" del conurbano.

Los que todavía esperan cambios

GRACIELA OCAÑA

Ministra de Salud

La funcionaria ya pidió que "el kirchnerismo vuelva a las bases". Suele reunirse con muchos de los sectores críticos que piden "más debate" para profundizar "la transformación en el campo popular" y la reafirmación del armado plural, que les permita volver a ganar espacio en el oficialismo.

EDUARDO SIGAL

Subsecretario de la Cancillería

El presidente del Frente Grande apoya al Gobierno, pero teme por el avance de la ortodoxia peronista. "Si el kirchnerismo no nos contiene, vamos a armar listas propias", anunció el funcionario de la Cancillería.

ESTELA DE CARLOTTO

Abuelas de Plaza de Mayo

Respalda la gestión de los Kirchner, pero fue crítica del lugar de Aldo Rico en el PJ. "Darle lugar a un golpista es improcedente y peligroso", consideró.

Comentá la nota