Crece el descontento social en Rusia

La oposición rusa desafió ayer al Gobierno en Moscú con una nueva protesta no autorizada, en otra muestra del descontento popular que empieza a brotar por toda Rusia.
La policía detuvo en la céntrica plaza Triunfal de Moscú a decenas de opositores de todo signo que participaban en una marcha convocada en defensa del derecho constitucional de manifestarse, pero prohibida terminantemente por las autoridades. .

Además de la falta de libertades, la corrupción rampante y las arbitrariedades y abusos de los gobernantes y funcionarios están colmando la legendaria paciencia del pueblo ruso.

Ayer mismo, también en el centro de Moscú, reclamaron la dimisión del alcalde de la capital, Yuri Luzhkov, unos 200 habitantes de una urbanización, Rechnik, que el Ayuntamiento ordenó destruir tras declararla retroactivamente como construcción ilegal. Con un frío de 20 grados bajo cero, las excavadoras procedieron a derrumbar la semana pasada las casas de la urbanización, situada en una zona privilegiada a orillas del río Moskova, en cuyos terrenos se augura la construcción de lujosos hoteles y chalets.

Comentá la nota