Crece el descontento entre la gente por la situación económica

Seis de cada 10 argentinos creen que es "mala o muy mala"; el índice, en el nivel más bajo en 5 años
Las expectativas económicas de los argentinos cayeron al nivel más bajo de los últimos cinco años, y seis de cada diez personas consideran que la situación económica actual es "mala o muy mala", mientras que sólo el 8% piensa que es "buena o muy buena". Así lo revela la última medición del indicador desarrollado por TNS Gallup y la Universidad Católica Argentina.

En diciembre y enero últimos las expectativas habían tenido leves mejoras, pero la tendencia se revirtió en febrero, mientras que en marzo se profundizó la tendencia declinante. El nivel alcanzado en marzo último es el más bajo desde febrero de 2004, cuando comenzó a realizarse la medición.

El índice general de expectativas económicas (IGEE) acumuló en marzo bajas del 7,3% respecto de febrero y del 23,4% en los últimos doce meses. La valoración de la situación actual cayó 8,5 y 25,9%, respectivamente, mientras que la evaluación de la situación futura cayó 8,8 y 23,6%, respectivamente.

Así, Cristina y Néstor Kirchner parecen aproximarse por primera vez a unas elecciones decisivas con la economía decididamente en contra, con expectativas económicas marcadamente en baja y visiones sobre el futuro próximo mucho más pesimistas que las que se registraron en octubre de 2007, cuando Cristina Kirchner se impuso en los comicios presidenciales.

Los planes lanzados por el Gobierno para estimular el consumo, además, parecen no haber logrado cambiar el humor de los consumidores. Seis de cada diez entrevistados (precisamente, el 58%) dijeron que es un mal momento para la compra de bienes durables y sólo uno de cada diez dijo que es un buen momento para adquirirlos.

El optimismo es una rareza. El 51% de los entrevistados consideró que las cosas empeorarán en los próximos seis meses, mientras que el 30% dijo que todo seguirá igual. Apenas el 14% dijo esperar una mejoría.

Las opiniones negativas sobre la expectativa general fueron más frecuentes entre las mujeres (60%) y entre los universitarios (68%), y se redujeron entre quienes sólo tienen educación primaria (46 por ciento).

De este modo, si las elecciones fueran ahora los Kirchner enfrentarían el desafío de medio término con unas expectativas económicas que resultarían ser 24,5% más bajas que las de octubre de 2007, cuando se impuso la fórmula integrada por Cristina Kirchner y Julio Cobos. El nivel de marzo es incluso 33% más bajo que el mejor nivel alcanzado durante la presidencia de Cristina Kirchner y que coincidió con su asunción.

Respecto de la situación de empleo, siete de cada diez consultados consideraron que hay pocos o muy pocos puestos disponibles. Sólo uno de cada diez dijo que hay muchos o bastantes. Las opiniones negativas aumentaron nueve puntos respecto de febrero y 27 puntos respecto de un año atrás. En la medición de intención de compra sólo hay dos resultados peores en la serie de los últimos cinco años, y se registraron en octubre y noviembre de 2008. En marzo último, con los planes del Gobierno supuestamente en funcionamiento, el subíndice de compra fue apenas 2,3% mayor que el mínimo histórico. Las bajas de este registro en marzo fueron del 3,9% respecto de febrero y del 19,6% respecto de marzo de 2008.

Tiempos mejores

En octubre de 2007, la proporción de personas que creían que la situación económica era muy buena era más del doble que la actual (17% entonces, contra 8% hoy), mientras que el 40% ?contra el 58% de hoy? creía que el panorama era malo o muy malo.

En ese mes también sólo dos de cada diez entrevistados creían que en los próximos seis meses la situación económica empeoraría, contra cinco de cada diez en marzo. También era más del doble que hoy la proporción de personas que creían que había muchos puestos de trabajo disponibles (20% contra 9%). Seis de cada diez creían entonces que el ingreso de su familia seguiría sin cambios, contra sólo cinco de cada diez en marzo. Y entonces sólo 12% esperaba una caída, contra el 33% en marzo último.

No sólo la medición de TNS Gallup y la Universidad Católica han detectado estos retrocesos. También los últimos relevamientos de los Indices de Confianza de los Consumidores de la Fundación Mercado y el Indice de Confianza en el Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella mostraron importantes retracciones. La Fundación Mercado, por ejemplo, encontró que la confianza de los consumidores cayó en marzo al nivel más bajo desde 2003.

Comentá la nota