Crece el descontento en los barrios del noroeste por la inacción oficial

Desde hace un año reclaman obras y servicios al municipio y la Provincia. Aún no tienen respuestas.
Una vez más, vecinos de la zona noroeste de la ciudad de Córdoba se reunieron ayer en el CPC Argüello para manifestar su gran descontento por la ausencia de obras y de servicios vitales en sus barrios, problemas que adjudican tanto a la Municipalidad como al Gobierno provincial.

La protesta vecinal se realizó cuando caía la tarde y se extendió hasta las primeras horas de la noche. Fue encabezada por el presidente del centro vecinal de barrio Los Boulevares, Nicolás Hadad. Portando carteles, pancartas, cacerolas y bombos, los manifestantes organizaron un acto y se lanzaron ruidosamente a las avenidas Ricardo Rojas y Donato Álvarez para entregar panfletos a los automovilistas cada vez que los semáforos se pusieron en rojo (sin interrumpir el intenso tránsito). De esa forma, los ocupantes de vehículos se enteraron de los reclamos.

Hubo representantes vecinales de los barrios Cerro Norte, Los Boulevares, Autódromo, Silvano Funes, Argüello Norte, Villa Quisquisacate, Urca, Villa Belgrano, El Cerrito, La Salle, Villa Warcalde y Alto Hermoso.

Las urgencias vecinales son: seguridad, mantenimiento del alumbrado, limpieza de espacios verdes, corte de yuyos, arreglo y ampliación de calles, descentralización de servicios, mejoras de transporte y tránsito, asfalto, cloacas y atención de la salud.

Mirta Solanille y Susana Moreno, vecinas de Silvano Funes, reclamaron que en este barrio hace 12 meses que no hay alumbrado en casi todas las calles. Se trata de un sector de 96 viviendas del Sindicato de Empleados Públicos (SEP). También piden limpieza de baldíos. "Estamos olvidados totalmente", achacaron.

El titular del centro vecinal de Cerro Norte, Enrique Rodríguez, expuso varios problemas irresolutos: calles inundadas por falta de desagües y otras en pésimo estado, falta de iluminación, lagunas de agua estancada en tiempos en que el dengue es una amenaza y escasez de líneas del transporte. Además, pidió que el dispensario 33 funcione las 24 horas.

Claudia Ermeninto, de Villa Quisquisacate, expresó la preocupación vecinal "por la contaminación fecal y de sulfuros", admitida por la Subsecretaría de Recursos Hídricos provincial.

Silvia Cussó, de Alto Hermoso, se quejó porque este barrio nunca tuvo agua potable.

Entre otros funcionarios municipales, la concejala Graciela Villata (Frente Cívico) presenció la concentración vecinal y también estuvo el director del CPC Argüello, Omar Grenat.

Promesas. Debe recordarse que la Provincia se comprometió a ampliar la avenida Ricardo Rojas y que la Municipalidad está ejecutando mejoras de infraestructura en distintos barrios del noroeste.

Los funcionarios municipales se esfuerzan en marcar que son "equitativos" en cuanto a las obras a realizar y los servicios a prestar, incluso con el limitado presupuesto con que se cuenta.

Qué solicitan

Alumbrado. Faltan luces y muchos sectores están a oscuras.

Arreglo de calles. Están deterioradas y sin mantenimiento.

Limpieza de baldíos. Las malezas invaden los terrenos.

Desagües. Se inundan las calles.

Asfalto. Es un pedido reiterado.

Más colectivos. Hay áreas que no tienen servicio de transporte.

Semáforos y señalización vial. Para mejorar el intenso tránsito.

Red cloacal. Fue prometida, pero hay barrios que aún no tienen.

Agua potable. Algunos barrios no poseen este vital servicio.

Salud. Exigen que el dispensario 33 atienda durante todo el día.

Seguridad. Arrecian los delitos.

Áreas verdes. Mantenimiento.

Comentá la nota