Crece la desaprobación al Gobierno

Crece la desaprobación al Gobierno
Hay muchas maneras de medir la sintonía de un gobierno con la población. Una de ellas es evaluar el nivel de aceptación social que tienen sus principales medidas.
Según una secuencia de sondeos realizados por la consultora Management & Fit a lo largo del último año y medio de gestión de Cristina Fernández de Kirchner, los números de aceptación decrecen en forma sostenida y, en contrapartida, aumentan los de desaprobación.

Medidas como la Ley de Movilidad Jubilatoria, el canje de la deuda y la cancelación del Club de París, o la estatización de las jubilaciones, tuvieron un nivel de aceptación relativamente elevado. En ninguno de esos casos bajó del 40%.

Pero a lo largo de 2009 el grado de desaprobación se fue elevando a medida que descendía el visto bueno de la opinión pública.

Cuando la Presidenta decidió en marzo pasado el adelanto de las elecciones legislativas, el 65% de los consultados por la empresa que realizó el sondeo tuvo un opinión negativa de la medida. Desde ese momento, la tendencia antes mencionada se agravó en contra de las posiciones defendidas por el kirchnerismo.

Por ejemplo, la decisión de rescindir con la empresa Torneos y Competencias el contrato de televisación del fútbol fue bien vista sólo por el 35 por ciento de los encuestados. Menor fue la proporción de avales conseguida por el consecuente pago de 650 millones de pesos a la AFA para que el Estado asuma los derechos para transmitir los partidos de la primera división.

El pico de desaprobación, que no ha dejado de crecer, se produjo a partir de la reciente crisis institucional entre el Poder Ejecutivo y el director del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Martín Redrado.

El 79,7% de la opinión pública, según Management & Fit, dice no estar de acuerdo con que se saque dinero de las reservas del Central para pagar compromisos de la deuda externa. Sólo el 7,6% dijo aprobar la medida de la Presidenta, que desató un conflicto entre el Gobierno, el Congreso y la Justicia.

Comentá la nota