Crece la demanda y faltan camas para recién nacidos

A los hospitales de la Ciudad llegan cada vez más pacientes del Conurbano y el interior. Equipamiento insuficiente
Malena nació en el Hospital San Roque de Gonnet, fue el primer bebé de 2009 en La Plata, pero su alumbramiento prematuro, su bajo peso y un distrés respiratorio la obligó a recibir cuidados especiales que no le pudieron brindar en ese centro asistencial ni en ningún otro de la Región, por falta de camas. El hecho abrió el interrogante acerca de la capacidad que tiene la red de hospitales públicos de la Ciudad para resolver una creciente demanda de urgencias en los recién nacidos que se ha dado por la mayor utilización de servicios de familias que vienen desde el interior del país y del exterior a buscar una respuesta.'En Neonatología es gravísima la falta de médicos y enfermeras', dijo Daniel Diulio, director asociado del hospital de Romero

En el servicio de Neonatología de Gonnet se explicó que en teoría la cantidad de camas disponibles para recién nacidos con problemas, es la adecuada para un hospital concebido para la atención zonal. Sin embargo, el incremento de pacientes que llegan de lugares como Florencio Varela o Berazategui sumado a la creciente demanda de inmigrantes que residen en la Región harían necesarias 3 unidades de terapia más y la inauguración de la sala de baja complejidad concebida en un espacio que actualmente no se utiliza para la internación.

En el Hospital San Roque de Gonnet se reconoció que la aparición de casos puntuales como el de Malena, en ocasiones, los pone ante problemas que no pueden resolver por falta de recursos técnicos.

"Este hospital tiene una posición estratégica, es muy fácil llegar acá y en situaciones nos vemos desbordados porque tenemos una estructura zonal y no interzonal. Por ejemplo por la guardia de pediatría pasaron en 2007, 23 mil chicos", explicó Ana Ceccón, jefa del servicio de Pediatría de ese nosocomio.

"Se necesitaría habilitar la sala de baja complejidad, hace mucho tiempo que lo pedimos, pero también nos encontramos con el problema de que hay pocos neonatólogos para cubrir el servicio", agregó María Rosa Toncich, jefa de Neonatología.

Las médicas señalaron que el 30 por ciento de los partos que se asisten en Gonnet son de madres adolescentes y sin control; por otro lado, mientras hace unos 4 años atrás se atendían unos 1.400 partos anuales, ahora se asisten en el mismo período unos 2.000 nacimientos.

"Si cada región absorbiera lo que le corresponde todo estaría más ordenado. El desborde que sufrimos fue por la mayor demanda, pero no por falta de equipamiento. La inauguración de la otra sala es una aspiración, pero para eso se necesitarían 3 o 4 unidades de terapia más y 6 neonatólogos", explicó María Delia Guzmán, directora asociada del hospital.

"ESTAMOS SATURADOS"

El Hospital San Martín es otro de los grandes centros de referencia en atención neonatal, allí César Margueritis, jefe del servicio, hizo su diagnóstico de la situación: "estamos saturados, en la terapia neonatal no hay un sólo lugar disponible y si hoy tuviéramos que hacer una derivación nos encontraríamos con la respuesta de que la Región Sanitaria se encargará de buscar otro lugar de internación que nunca se encuentra, además es muy difícil que lo otorguen en un lugar privado si el chico no está mutualizado".

El profesional criticó además la falta de coordinación zonal para contemplar situaciones como por ejemplo la causada por el cierre del área quirúrgica del hospital Gutiérrez que por estos días está de refacciones. "El Gutiérrez por una razón u otra cierra casi siempre en enero, eso hace que tengamos que responder 18 partos por día, cuando nuestro promedio es de 9. Faltan camas en Neonatología y para peor el déficit de enfermeras es muy importante", concluyó.

En ese sentido, Margueritis explicó que según normas nacionales para una sala con capacidad de internación para 40 chicos, como tiene el hospital San Martín, se necesitan unas 120 enfermeras distribuidas en 4 turnos, cuando en realidad el nosocomio cuenta con menos de 60. "No aparecen las respuestas. Hasta hace poco tiempo tuvimos que pedir pantallas de luminoterapia prestadas al Hospital de Niños porque no se arreglaban las nuestras. Con los descartables también tenemos problemas, a veces no hay, y ni hablar de los médicos que hacen falta, hay guardias que se cubren con un sólo médico", dijo el profesional.

Por su parte, las 44 camas de la terapia neonatal del Hospital de Niños generalmente están ocupadas en un 90 por ciento, aunque se haya incrementado su cantidad que, según informó la dirección de ese nosocomio, hace unos 10 años era de unas 30 camas.

En el hospital Alejandro Korn de Melchor Romero, Daniel Diulio, director asociado, también coincide en que el crecimiento de la demanda complica mucho la atención de los pacientes. "En la actualidad no se da a basto, es gravísima la falta de personal, de médicos y enfermeras; además de la demanda propia tenemos que afrontar los que llegan derivados del Hospital Gutiérrez. Si bien no tenemos problemas inmediatos en el área de Neonatología, tampoco tenemos complejidad para atender pacientes de alto riesgo", agregó el profesional.

AUMENTO

En 2004 se atendían 1.400 partos anuales en el hospital San Roque de Gonnet, ahora se asisten en el mismo período unos 2.000 nacimientos, según se informó en el área de Neonatología del establecimiento de Salud.

Comentá la nota