Crece el conflicto de los estatales, y el Hospital, cada vez más complicado

Por la asamblea de cuatro horas realizada ayer a la mañana, sólo funcionó uno de los cuatro quirófanos y el servicio de kinesiología no trabajó. Además, se afectó el turnero y también los consultorios externos
El Hos­pi­tal San An­to­nio de Pa­dua mos­tró ayer una de las ca­ras más com­pli­ca­das des­de que se de­sa­tó nue­va­mente el con­flic­to de los em­plea­dos pú­bli­cos de la pro­vin­cia, tras la fa­lli­da con­ci­lia­ción.

Sin di­si­mu­lar­lo, el di­rec­tor del no­so­co­mio, Mi­guel Mi­nar­di, des­ta­có que ayer por la ma­ña­na, mien­tras se rea­li­za­ba una nue­va asam­blea de cua­tro ho­ras, de los cua­tro qui­ró­fa­nos que tie­ne el Hos­pi­tal só­lo fun­cio­na­ba uno. Pe­ro ade­más, el ser­vi­cio de Ki­ne­sio­lo­gía no tra­ba­jó, los tur­ne­ros aten­die­ron par­cial­men­te y lue­go fue­ron blo­quea­dos por los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, y en los con­sul­to­rios la si­tua­ción tam­bién fue dis­par.

Las com­pli­ca­cio­nes que mos­tró la aten­ción se re­fle­jó en ca­da uno de los pa­cien­tes que fueron in­gre­san­do en las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na y se en­con­tra­ron con la asam­blea en el hall de en­tra­da o con los re­fe­ren­tes gre­mia­les al fren­te del tur­ne­ro, in­for­man­do que no se aten­día al pú­bli­co has­ta des­pués de las 11. Mu­chos lle­ga­ban des­de le­jos con su tur­no sa­ca­do en las se­ma­nas pre­vias, pe­ro no te­nían suer­te. Pri­me­ro se en­con­tra­ban con di­fi­cul­ta­des pa­ra con­fir­mar su lu­gar y des­pués ha­bía pro­fe­sio­na­les ad­he­ri­dos a la me­di­da que te­nían el con­sul­to­rio ce­rra­do.

Las ci­ru­gías pro­gra­ma­das tu­vie­ron un pa­no­ra­ma si­mi­lar. In­clu­so, se­gún ad­vir­tió Mi­nar­di, "mu­chas que es­tán pro­gra­ma­das no se pue­den pos­ter­gar, por eso pe­di­mos sen­ti­do co­mún a los pro­fe­sio­na­les", re­mar­ca­ba por los me­dios el di­rec­tor. Sin em­bar­go, co­mo no lo­gra­ba re­ver­tir el cua­dro, op­tó por to­mar el te­lé­fo­no y co­mu­ni­car­se con los je­fes de los dis­tin­tos ser­vi­cios pa­ra que ga­ran­ti­cen la má­xi­ma aten­ción po­si­ble. No siem­pre en­con­tró eco del otro la­do de la lí­nea.

Ya la se­ma­na an­te­rior ha­bía car­ga­do con­tra los di­ri­gen­tes al acu­sar­los de or­ga­ni­zar pa­ros en­cu­bier­tos. "Una asam­blea de cua­tro ho­ras es un pa­ro en­cu­bier­to por­que ter­mi­nan afec­tan­do ca­si to­da la ma­ña­na, cuan­do ma­yor ac­ti­vi­dad hay en el Hos­pi­tal", ha­bía se­ña­la­do Mi­nar­di.

Lo cier­to es que jun­to con la ma­yor ten­sión en­tre la Di­rec­ción del Hos­pi­tal y los gre­mios, la me­di­da de fuer­za por re­cla­mos sa­la­ria­les se fue pro­fun­di­zan­do y aun­que se con­cre­te en ca­si to­das las de­pen­den­cias de la ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial, el fo­co es­ta vez es­tá cen­tra­do en los hos­pi­ta­les.

La pro­tes­ta es­tá en­ca­be­za­da por el Sin­di­ca­to de Em­plea­dos Pú­bli­cos (SEP), la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Sa­ni­dad (AT­SA) y tam­bién la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les del Nue­vo Hos­pi­tal. El re­cla­mo, aun­que in­clu­ye un ex­ten­so pe­ti­to­rio, se cen­tra ca­si ex­clu­si­va­men­te en lo sa­la­rial.

La Pro­vin­cia has­ta aquí hi­zo una so­la ofer­ta, pe­ro no de in­cre­men­to en los ha­be­res si­no del pa­go por úni­ca vez de $300 pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res. Es­to fue re­cha­za­do por el SEP, que de­ci­dió in­ten­si­fi­car las pro­tes­tas. Aho­ra, la nue­va ofer­ta in­clui­ría ade­más el com­pro­mi­so de dis­cu­tir ya a co­mien­zos de 2010 los nue­vos ha­be­res pa­ra el año pró­xi­mo.

El nu­do del con­flic­to

Lo cier­to es que has­ta aquí la ad­mi­nis­tra­ción de Juan Schia­ret­ti rei­te­ra has­ta el can­san­cio que no tie­ne fon­dos su­fi­cien­tes pa­ra otor­gar lo que quie­ren los empleados.

Los tra­ba­ja­do­res com­pa­ran in­cre­men­tos que tu­vie­ron otros sec­to­res gre­mia­les, que ron­da­ron el 20%, y pre­sio­nan pa­ra que el 11% fir­ma­do en mar­zo se es­ti­re lo más po­si­ble has­ta lle­gar a aque­lla ci­fra. Y le re­cuer­dan al go­bier­no los pri­vi­le­gios im­po­si­ti­vos otor­ga­dos al cam­po. Una con­ci­lia­ción y su pró­rro­ga no pu­die­ron li­mar esa di­fe­ren­cia.

Aho­ra, los hos­pi­ta­les son el cen­tro del con­flic­to. Los pa­cien­tes co­mien­zan a pa­gar dia­ria­men­te la fal­ta de aten­ción y las lar­gas co­las en va­no. Los tra­ba­ja­do­res di­cen que es la úni­ca for­ma de que el go­bier­no los es­cu­che. La con­duc­ción del hos­pi­tal pi­de "sen­ti­do co­mún", pe­ro las pro­tes­tas hoy si­guen con más asam­bleas y ma­ña­na con otro pa­ro. El con­flic­to pa­re­ce en un ca­lle­jón sin sa­li­da.

Los pacientes pierden turnos y deben seguir esperando por la atención

Né­li­da Far­fán y Pas­cua­la Che­ca son ape­nas dos ca­sos tes­ti­go de lo que ocu­rre a dia­rio en el Nue­vo Hos­pi­tal San An­to­nio de Pa­dua. Ayer, a las 8 de la ma­ña­na es­tu­vie­ron pun­tua­les pa­ra que sus be­bés fueran aten­di­dos por un ci­ru­ja­no. Ha­bían ido des­de la zo­na de Las Quin­tas, don­de vi­ven, el lu­nes pa­sa­do a sa­car el tur­no que tu­vie­ron pa­ra una se­ma­na des­pués.

Vol­vie­ron a ir jun­tas. Lle­ga­ron has­ta el tur­ne­ro pa­ra con­fir­mar sus lu­ga­res y allí em­pe­za­ron a pa­de­cer los efec­tos de la me­di­da de fuer­za. "Nos di­je­ron que te­nía­mos que vol­ver des­pués de las 11 por­que es­ta­ban de pro­tes­ta. Pe­ro no­so­tros te­nía­mos tur­nos tem­pra­no, a las 8, pe­ro el mé­di­co no es­tá", re­mar­có Far­fán, mien­tras sos­te­nía su be­bé en bra­zos en uno de los pa­si­llos del Hos­pi­tal.

Jun­tas se re­ti­ra­ron del sec­tor don­de es­ta­ban los di­ri­gen­tes gre­mia­les, en la plan­ta ba­ja del sec­tor que da­ba a ca­lle Guar­dias Na­cio­na­les.

"Nos di­je­ron que des­pués de las 11 va­ya­mos de nue­vo al tur­ne­ro pa­ra sa­car otro tur­no pa­ra la se­ma­na pró­xi­ma. Es­pe­re­mos que ahí sí nos pue­dan aten­der", di­jo Far­fán con una cuo­ta de re­sig­na­ción. De­trás de ella, otros co­rrie­ron la mis­ma suer­te. Sa­ca­ron el tur­no, es­pe­ra­ron, y se vol­vie­ron sin ser aten­di­dos.

Comentá la nota