Crece la bronca en Wilde: "Seguiremos reclamando hasta que venga Scioli"

Crece la bronca en Wilde: "Seguiremos reclamando hasta que venga Scioli"
Las protestas por la muerte de Renata Toscano van en aumento. Anoche hubo 7000 personas y cacerolazo (el día anterior eran 600) y todos apuntaban al Gobernador, que estaba en Chubut en un acto con el ex presidente Néstor Kirchner.
Vecinos de Wilde y de ciudades aledañas realizaron anoche por tercer día consecutivo una multitudinaria concentración ante la comisaría local en reclamo de seguridad por el crimen de la arquitecta Renata Toscano, y con fuertes críticas al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y a su ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, arrojaron huevos e intentaron ingresar un ataúd en la seccional.

La actitud de algunos de los manifestantes fue duramente cuestionada por Stornelli, quien aseguró que "hay gente infiltrada", en las movilizaciones realizadas en esa localidad del partido de Avellaneda.

La bronca de los vecinos apuntaba a Scioli y a su viaje con Kirchner a Chubut: "El Gobernador está paseando con kirchner en lugar de estar acá, donde está el pueblo de Wilde reclamando por seguridad", dijo uno de los airados oradores.

"Hay una situación desmedida, más allá del legítimo reclamo y la bronca, gente infiltrada que no representa a nadie que está generando más bronca sobre la bronca", replicó Stornelli desde el canal C5N.

El acto frente a la comisaría 5ta. de Avellaneda contó con la participación de unas 7.000 personas de Wilde y de ciudades vecinas como Bernal y Quilmes, que reclamaron la presencia de Scioli y de Stornelli, duramente cuestionados por la falta de respuesta a sus pedidos.

Muchos de los participantes -hombres, mujeres y niños- acompañaron con "cacerolazos" los reclamos y hasta llevaron un ataúd como símbolo de las muertes ocasionadas por la inseguridad que algunos vecinos intentaron entrar a la seccional situada en la calle Las Flores 365, pero otros lo impidieron.

La convocatoria, la tercera realizada por los vecinos y la más nutrida, se produjo horas después de que la madre y la hermana de Toscano fueran recibidas por Scioli, quien les expresó su solidaridad. Ante el pedido de justicia de las mujeres, garantizó su máximo "compromiso" para avanzar en la investigación y atrapar a los culpables. En las oficinas porteñas del Banco Provincia, Scioli estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el ministro de Desarrollo Social, Baldomero Alvarez de Olivera, ex intendente de Avellaneda.

Por la tarde, Stornelli y el jefe de la Policía provincial, Juan Carlos Paggi, se reunieron con el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y los Foros de Seguridad del distrito, a quienes el ministro prometió que va a haber "operativos de saturación en la zona" y el envío de refuerzos y patrulleros "en la medida de las posibilidades".

De todos modos, Stornelli se mostró muy duro por la forma de protesta al remarcar que "hay gente fogoneando sobre el dolor, agregando confusión". "Estamos ante un hecho delictivo, salvaje, ya sucedido. Se está trabajando denodadamente para esclarecerlo. Estas cosas no se resuelven a las trompadas ni de manera salvaje, ni entrando a una comisaría", añadió, y entonces mencionó la existencia de "infiltrados" en la marcha.

La protesta, que comenzó a las 18.30, estuvo enfocada a reclamar la presencia de Scioli -quien esta noche estuvo con el ex presidente Néstor Kirchner en un acto en Chubut- y de Stornelli. "Hasta que no aparezca algún político con poder de decisión la gente no se va a retirar", dijo uno de los manifestantes, que convocaron a otra marcha para mañana.

"Y ya lo ve y ya lo ve es para Scioli que lo mira por TV", cantaban los vecinos, mientras intentaban hacer entrar el ataúd a la seccional, lo que fue impedido por otros manifestantes. A la convocatoria se sumó Juan Carlos Blumberg, que encabezó cinco multitudinarias convocatorias en la Capital Federal para exigir leyes más duras contra el delito, luego de que su hijo Axel fue asesinado por delincuentes que lo tenían secuestrado en marzo de 2004.

Paggi admitió hoy "es genuino y legítimo" el reclamo de mayor seguridad por parte de los vecinos de Wilde, tras el asesinato de la arquitecta y catequista Toscano, ya que la fuerza tiene que "darle respuestas" a los ciudadanos.

Comentá la nota