Crece el bloque artístico en el Congreso

Representarán diferentes posturas ideológicas. En las bancas se cruzarán con Pinky.
Un celebrado humorista y productor teatral, una actriz-cantante de sólida carrera, un cineasta de fama internacional y una ex niña prodigio que dejó trunca su carrera en los sets saltarán del mundo del arte al Congreso: son Nito Artaza, Nacha Guevara, Pino Solanas y Claudia Ruci.

La caja de resonancia de la política criolla tiene mucho de espectáculo, en particular los debates en ambas cámaras, donde se producen verdaderas actuaciones, filosos cruces y algunos buenos discursos. Otros dan pena.

El cómico-imitador-empresario Eugenio Artaza ingresó a la política tras liderar a los ruidosos ahorristas cuyos fondos quedaron bloqueados por el corralito. Para seguir en la pelea se afilió a la UCR en el peor momento del partido y compitió sin suerte como candidato a diputado por la Capital en 2003 y 2007. Correntino de nacimiento, volvió a su provincia para intentar ingresar por el Senado. Y lo consiguió por el frente entre radicales y liberales que armó el ex gobernador Ricardo Colombi, enemigo acérrimo de su primo gobernador. Entró por la minoría. Habrá que ver si en un cuerpo circunspecto como el Senado se atreve a ensayar algunas ironías o a imitaciones.

Nacha brilló en el music hall del Instituto Di Tella de los '60. Fue amenazada por la Triple A, sufrió el exilio y siguió cantando por el mundo a Mario Benedetti y otros poetas. Volvió al primer plano con la ópera Evita que le financió su amigo, el gobernador bonaerense Daniel Scioli. Los Kirchner la convencieron de ir tercera en la lista de diputados, detrás del ex presidente y del gobernador con la esperanza de que su identificación con la segunda esposa de Perón les sumara votos. ¿Conseguirá un perfil propio que la destaque en la Cámara baja?.

En su campaña a diputado, Solanas utilizó con picardía su costado artístico y cámara en mano, filmó episodios de la vida cotidiana de los que menos tienen. Dirigió películas que dejaron huella, como La Hora de los Hornos, El Exilio de Gardel y Los Hijos de Fierro. Habrá que ver cómo se las ingenia para que el "batacazo" que dio con su segundo lugar en Capital le pemira incluir en la agenda parlamentaria los temas que lo desvelan: nacionalización de los hidrocarburos y los recursos mineros. En su primer mandato tuvo perfil bajo y fue casi un diputado testimonial.

Rucci llega a una banca de diputada portando un apellido con historia en el peronismo. Llegó a declarar años atrás, cuando aún estaba en apogeo su carrera en las tablas que detestaba la política. Pero en la campaña mostró que tiene agallas. Fue una actriz precoz: empezó en Música en Libertad infantil, pasó por Jacinta Pichimahuida y saltó de la TV al teatro cuando se casó con el actor-director Emilio Vieyra. Ultimamente trabajó en la CGT con Gerónimo Venegas, que la catapultó a la lista de Unión-PRO.

La familia artística del Parlamento se agranda. Sentada desde el 2007 en una banca macrista los espera "la señora televisión", Pinky. Aunque habrá dos bajas del lado oficialista: el conductor Claudio Morgado y Borocotó, el primer médico mediático, de paso poco feliz por el Congreso.

Comentá la nota