Crece amenaza de fractura en el peronismo disidente

La convivencia en un mismo espacio político de los sectores liderados por el ex gobernador Felipe Solá y el diputado nacional Francisco de Narváez parece cada vez más difícil, al menos en la Legislatura bonaerense, donde las amenazas de ruptura entre los sectores que agruparían a ambas ramas del peronismo disidente, junto a la de Mauricio Macri, están cada vez más cerca de convertirse en realidad.
Es que si bien la intención manifiesta de la alianza entre los tres referentes era presentarse en un mismo espacio legislativo a nivel nacional y provincial bajo el sello "Unión Pro Peronista", el conflicto desatado en torno a las autoridades de las bancadas ha generado un sismo que podría culminar en el divorcio definitivo.

La señales en ese sentido volvieron a hacerse presentes ayer, cuando fuentes cercanas al felipismo pidieron a de Narváez que "reflexione y dé marcha atrás" con su decisión de imponer al diputado bonaerense Ramiro Gutiérrez como titular de esa bancada.

Y en ese marco, volvieron a sugerir la posibilidad de que se haga efectiva la ruptura del bloque, una movida que podría repercutir luego a nivel nacional. Con todo, voceros del ex gobernador destacaron que Solá "está haciendo esfuerzos" para que eso no ocurra.

El conflicto se agudizó la semana pasada, cuando, a través de un comunicado oficial, voceros de de Narváez informaron sobre un "acuerdo entre la mayoría de los legisladores del bloque de diputados de Unión Pro Peronista" para que Gutiérrez ocupe la presidencia. Ese entendimiento incluiría la candidatura de Jorge Macri a la vicepresidencia segunda del cuerpo.

Pero desde el felipismo desconocieron ese acuerdo y negaron que los legisladores de ese espacio hayan dado el visto bueno a Gutiérrez. El sector, se sabe, impulsa por su parte la candidatura de Marcelo Di Pascuale en ese lugar.

De producirse la ruptura, los felipistas podrían conformar un bloque con cinco miembros: los diputados Ismael Passaglia, Mario Cura y Di Pascuale (tres felipistas "puros") más dos legisladores ligados al duhaldismo, María Elena Torresi (esposa de Osvaldo Mércuri) y Gustavo Ferri, yerno del ex presidente.

Comentá la nota