Crece la alerta entre los hombres de negocios

Por Jorge Oviedo

El sector empresarial está profundamente conmovido por la guerra desatada en torno a la ley de medios de comunicación audiovisual. La insólita y veloz ofensiva del Gobierno en un terreno crucial ha dejado pasmados a muchos, que se sorprenden del modo en que Néstor Kirchner recuperó la iniciativa, tras perder las elecciones. Un consultor explicó a sus clientes: "Dejen de pensar en Néstor Kirchner como si fuera un político, no lo es. Un político busca acuerdos, negocia. Néstor no, es un guerrero, lo único que entiende y sabe hacer es pelear y pelear a todo o nada".

Varios empresarios de otros sectores que no comparten la iniciativa oficial se han negado a criticarla en público. "Es una locura ponerse delante de Néstor, está sacado y es muy peligroso, tiene muchísima capacidad de daño", se justifican.

El tema de los medios de comunicación se volvió una obsesión y una causa peleada a todo o nada. Guillermo Moreno levantó el teléfono temprano hace pocos días para reprender a empresarios que habían tenido el atrevimiento de hacer críticas públicas no a los inservibles acuerdos de precios ni a las fantasiosas estadísticas oficiales, sino al acuerdo con la AFA para la transmisión del fútbol. Al secretario plenipotenciario pareció no inmutarle, en cambio, que se dijera que el Indec sigue bajo su control con la presencia de un director técnico que no sólo no produce estadística coherente. Sus manifestaciones públicas son tan contradictorias que resultan ser incluso menos confiables que las cifras que publica, si es que acaso puede haber algo menos creíble que esos números.

Varios empresarios optimistas han creído que Moreno terminará eyectado del Gobierno. Que la rivalidad y presión de Aníbal Fernández, Amado Boudou y Débora Giorgi logrará el alejamiento del inamovible y cada vez más poderoso secretario. "Aníbal dijo que es un medieval, que está harto de él y que lo van a sacar en una reunión con cinco personas. Con Boudou y Giorgi tienen una posición muy firme, los desastres que está haciendo Guillermo ya son intolerables", afirmó uno de los optimistas.

Pero hay quienes creen que se trata de una ilusión. "Aníbal le dijo hace un mes y medio a la oposición que Moreno se iba a ir en 20 días. Es una tontería. Decir que con Boudou y Giorgi le van a torcer el brazo a Guillermo es creer que entre los tres pueden torcerle el brazo a Néstor", explicó otro que no cree que se produzca el milagro.

Dice el consultor: "Néstor profundizó y radicalizó su plan de una manera impresionante; si ve que tiene posibilidades de ganar en 2011, hará alguna cosa más o menos razonable; si no, dejará tierra arrasada, es un guerrero".

Comentá la nota