Crece el alerta por dengue.

CORRIENTES APUESTA A LA PREVENCIÓN.
La oficina de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública realiza un seguimiento diario de la situación de dengue en países limítrofes, como Bolivia en donde el registro nacional llega a los 1.600 casos de dengue clásico, para así mantener actualizada la situación de riesgo para la provincia de Corrientes, que no registra enfermos hasta el momento.

Bolivia ya declaró emergencia sanitaria en cuatro regiones del país por el dengue, en tanto que en Paraguay preocupa la alta infestación larvaria en los barrios, inclusive en cúmulos de agua destinados al consumo familiar, además de la existencia de 20 casos confirmados de dengue en lo que va de 2009, quedando otros 46 sospechosos en seguimiento.

Consultado el director de Programas de Salud Pública, Juan Antonio Pascual, sobre el riesgo que significa para Corrientes la existencia de casos en países limítrofes, explicó que “el vector (mosquito transmisor) de dengue está presente en Corrientes y en años anteriores ya tuvimos casos autóctonos, por lo que la prevención debe adoptarse con responsabilidad y a conciencia en todos los hogares y municipios”.

De este modo el especialista explicó que el Aedes aegypti es un insecto que existe y sobrevuela en las localidades de Capital e Interior, y que dada la aparición de dengue en la zona, su propagación podría ser inmediata.

Por ello puso el énfasis en las medidas preventivas de la enfermedad, aduciendo que “en donde no hay mosquitos, no hay dengue”, a lo que agregó que “esa es una responsabilidad conjunta que se deben adoptar desde las familias y los municipios”.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti, que se cría en el agua limpia acumulada en recipientes y objetos en desuso.

Los síntomas de la enfermedad son dolores de cabeza, musculares y en las articulaciones, náuseas, vómitos y cansancio intenso, aunque también pueden aparecer manchas en la piel con picazón, constituyéndose en general como el cuadro de una falsa gripe en donde el paciente no tiene resfrío ni estornuda.

Ante la aparición de síntomas, el paciente debe acudir lo más pronto posible a la consulta médica, en el hospital o centro de salud más cercano, y evitar la automedicación, sobretodo si se trata de aspirinas.

Para prevenir la transmisión de dengue, hay que tener en cuenta que no existe vacuna para la enfermedad, por lo que la única forma de prevención es impedir la presencia del mosquito transmisor en las casas y sus alrededores.

Por eso se recomienda evitar tener recipientes que puedan contener agua limpia estancada en los patios y sus alrededores; también renovar, al menos cada 3 días, el agua de floreros, peceras y bebederos de animales, además de remover la hojarasca de canaletas para que el agua se evacúe.

Además, es oportuno tapar los recipientes que contienen agua para uso humano, como tranques, barriles o toneles, y desechar los objetos inservibles que estén al aire libre y puedan permitir la acumulación de agua de lluvia y la reproducción del mosquito, como latas, botellas, neumáticos y juguetes.

El uso de repelente es una recomendación fundamental, ya que evita el contacto del mosquito, y todo tipo de insectos, con las personas, alejándolas del riesgo de contagio de dengue.

Comentá la nota